martes, 14 de marzo de 2017

Refundación del Colegio Heráldico



Durante un período esta Casa se ha mantenido alejada de la vida pública, pero ha conservado sus actividades de modo discreto, tiempo prudencial que ha servido de reflexión sobre nuestro futuro en estos momentos en los que la defensa de las raíces comunes se hacen más necesarias que nunca y las Ciencias Heroicas son un instrumento valiosísimo para esta tarea.El Gobierno de las distintas Instituciones que conforman esta gran familia abrió un período de debate interno para pensar acerca del futuro que queríamos dar al conjunto de las mismas y que hoy hacemos público con gran satisfacción y fuerzas renovadas.

Todas nuestras Instituciones poseen un común origen que las vincula al Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa, Corporación Caballeresca cuyos orígenes se remontan en el siglo XV a la Antigua y Noble Hermandad de Santo Antonio y del Niño Jesús de la Iglesia de su Misma, Venerable y Franciscana Advocación de Arronches, agregada a la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de Canónigos de la Santa Cruz de Coímbra. Esta Corporación que estuvo exclusivamente vinculada a la alentejana Villa de Arronches durante centurias y a su Coto de Santo Antonio, quiso hace más de una década trascender la realidad ibérica y comenzó una singladura en la que se abrió a Europa y más allá. El fallecido Don Angelo Mottola, Arzobispo Titular de Cercina, Nuncio Apostólico de Su Santidad y Protector del Real Capítulo, lo dotó de nuevos estatutos que recogían su carácter de defensa de la Tradición unido a un nuevo espíritu universal y ecuménico.

Del Registro Noble del Real Capítulo, archivo con más de cinco siglos de antigüedad en el que se conservan datos genealógicos de las familias que compusieron la Hermandad, nació el Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa, cuyo nombre honraba al Protector, en el año 2005. En 2007 se lo dotó de estatutos y constituciones propias y fue legalizado además de en Portugal, en España. El Colegio se convirtió en el custodio del Registro Heráldico, Genealógico y Nobiliario del Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos, Institución que nació con la vocación de unir a aquellas familias que gozaron de nobleza reconocida en los territorios de las Coronas Ibéricas a lo largo y ancho de todo el mundo. Paralelamente a este Cuerpo Colegiado nacería también el Cabildo de Oficiales de Armas de los Reinos Ibéricos, cuyo Decano de Honor es Don Fernando Muñoz Altea, Rey de Armas de la Real Casa de las Dos Sicilias y Decano también de esta Casa, con el deseo de servir de punto de unión y libre reflexión a todos aquéllos que desempeñan funciones heráldicas en diversas instituciones y corporaciones.

En más de una década y a partir del Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa se ha creado una institución sólida que ha encontrado, no sin obstáculos, un lugar propio en el mundo de las Ciencias Heroicas. Ahora, tras el período de reflexión que nos hemos autoimpuesto se ha visto con mayor claridad que nuestra dimensión es cada vez más internacional, con lo que el propio nombre que hasta ahora hemos utilizado se podía entender de un modo restrictivo y por eso esta nueva etapa nace con esa vocación de profundizar en la raíces de una Europa cristiana en la que las Ciencias Heroicas tienen mucho que aportar. Así pues, el nombre de Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa se usará exclusivamente para aquellas cuestiones que tengan relación con el Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa, cuya actual Sede Canónica es el Pontificio Oratorio de la Santa Cruz en Vía Lata, y asume el nombre de Colegio Heráldico de los Reinos Ibéricos, con sus funciones de Registro Heráldico, Genealógico y Nobiliario y ofreciendo los mismos servicios.

Las armas que asume el Colegio Heráldico de los Reinos Ibéricos son las que han sido propias del Cabildo de Oficiales de Armas: partido, primero de Portugal; segundo cuartelado de León, Navarra, Aragón y Castilla con escusón de Granada. Timbrado con corona de Rey de Armas y acolado de dos bengalas de la misma dignidad. Al frente del Gobierno continúan los mismos nombres, aunque en breve se añadirán nuevos a los cargos que quedaban vacantes. Lo mismo sucede con los Oficiales de Armas y los Colegiados de Honor, Número y Correspondientes del Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa que pasan a serlo automáticamente del Colegio Heráldico de los Reinos Ibéricos.

De igual manera el Colegio Heráldico de los Reinos Ibéricos conservará todos los protocolos de colaboración y representación con las instituciones que el Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa subscribió acuerdos de colaboración: Pontificia Academia Tiberina, Academia Arqueológica Italiana, Instituto de Estudios Históricos Beato Pío IX, Academia Nacional de Heráldica de Colombia, Academia Romano Bizantina de Historia, Artes y Antigüedades, Sociedad Genealógica Italiana, Libro de Oro de la Nobleza del Mediterráneo (Instituto Internacional Mare Nostrum), Walser Uradel Kulturverein, Academia Estense de Estudios Humanísticos, Económicos y Sociales, Sociedad Heráldica Griega, Sociedad de Estudios San Gregorio Magno.

Con este renovado espíritu nos enfrentamos a los retos de esta nueva etapa en la que queremos desarrollar nuestras funciones con una vocación de servicio iberista y marcadamente paneuropea, con la inquietud de que que las Ciencias Heroicas ayuden a comprender nuestras raíces civilizacionales y sirvan de cimiento para construir una Europa de los Pueblos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada