viernes, 31 de enero de 2014

El Duque de Hierro




Publicamos el artículo que nos Remite Don Ezequiel Toti, Colegiado Correspondiente de esta Casa y Delegado para Argentina de Rinnovamento nella Tradizione y Editor de Traditio Magazine. Encabeza el post la imagen Amadeo de Saboya Aosta, Virrey de Etiopía, junto a su hermano Aimón, Rey de Croacia, III y IV Duque de Aosta, respectivamente.
 
El Duque de Hierro 
 
De familia principesca, aviador experto y casi 2 metros de atletica figura, Amedeo di Savoia Aosta lo tenía todo para llevar una vida comoda alejada de los campos de batalla o de lugares inhóspitos. Había nacido en Turín el 21 de octubre de 1898, hijo de Emanuel Filiberto, segundo duque de Aosta y de Elena de Borbon Orleans.

Luego de estudiar en el colegio St. Andrew de Londres regresa a Italia para inscribirse en el Real Colegio della Nunziatella de Napoles, donde comenzaría su carrera militar y donde daría la consigna a sus camaradas de tutearlo y omitir las formalidades.

Con solo 16 años se enlista como voluntario para participar en la primer guerra mundial, como soldado raso en el Regimiento de artilleria a caballo ''Voloire''con pedido expreso del padre de ser tratado como al resto, sin privilegios.

Por meritos de guerra asciende al grado de Teniente y luego de participar con su tio Luigi duque de los Abruzzos en la exploracion del rio Uebi Scebeli,en Somalia pasó a estudiar en el prestigioso Eton College y  mas tarde en la Oxford University, posteriormente en 1921 parte para el Congo Belga, segun rumores de la epoca -poco creibles- su viaje derivó de una pelea con el rey y la reina en la cual habria hecho notar la baja estatura de su primo el rey.

En Africa y con un pseudonimo se hizo contratar como operario en una fabrica de jabon en Stanleyville (hoy Kisangani) donde rapidamente hizo carrera, dormía en una cucheta, amaba la naturaleza, y su vida austera era complementada por un profundo cristianismo bien vivido.
Mas tarde ya de nuevo en Italia se graduó en jurisprudencia en la Universidad de Palermo con una tesis titulada ''los conceptos informativos de las relaciones juridicas entre estados modernos y las poblaciones indigenas de las colonias''.

Siempre contrario a una alianza belica con los alemanes, durante los '30 se barajaba su nombre para ocupar diversos roles como rey de alguna nacion europea, pero el destino le tenía reservado un rol clave y es asi que en 1937 es designado gobernador general, comandante en jefe de Africa Oriental Italiana y Virrey de Etiopía.

El gran valor demostrado por los italianos no pudo hacer nada contra las fuerzas de general Cunningham con mayoria numerica y de medios es por este motivo el de la ausencia de municiones y agua que debieron rendirse a los ingleses.

Amedeo, prisionero de guerra numero 11590 es transferido a Kenya, durante el viaje se le permite pilotear el avion por ultima vez.

Queda prisionero de los ingleses cerca de Donyo Sabouk, una zona infectada por la malaria cerca de Nairobi y ya en 1941 se evidencian los primeros signos de su enfermedad, la alta fiebre lo mantiene en cama y un año mas tarde le declaran malaria y tuberculosis.

El duque de hierro como era apodado, muere el 3 de marzo de 1942 en el hospital militar de Nairobi y durante esta ocasion hasta los generales britanicos llevaron el luto en el brazo. Fue sepultado con sus soldados en el sagrario militar italiano de Nyeri.

En las ultimas hojas de su diario personal se lee: ''...Sale el sol, rezo en esta hora Divina en la cual el dia ha pasado y la noche aun no llegó. Me siento en paz, en estado de euforia espiritual, agradezco a Dios clemente y misericordioso por las gracias, las alegrias y los dolores que El me ha mandado en su omnipotencia y en estas alabanzas no le pido favores, estoy pagado solo de exaltar su grandeza...''

Preso de la malaria, Amedeo el austero y aventurero aristocrata cerraba sus ojos para siempre, dejandonos tras de si un ejemplo de militar, de cristiano, de hombre con sentido del deber y sobre todo de alguien que siendo noble, vivió una vida noble.
 
Ezequiel Toti,
Colegiado Correspondiente.

jueves, 30 de enero de 2014

Monumental obra sobre la Casa Amoroso d'Aragona

 
 

Goliardica Editrice acaba de publicar la última obra, escrita a cuatro manos de Don Luca Scotto di Tella de' Douglas y de Don Aldo Colleoni, Colegiados de Honor y de Número, respectivamente, de esta Casa y cuyo título es Il Casato Amoroso d'Aragona. La Casa Amorososo d'Aragona o Amoroso Comneno Angelo Flavio Lascaris Paleologo d'Aragona (de cuya Fons Honorum se habló en este blog en el post que dedicamos a la posición de este Colegio sobre los Títulos Italianos) es una familia dotada de Fons Honorum reconocida por la Magistratura Italiana a través de unas cincuenta Sentencias firmes y válidas erga omnes (Res judicata pro veritate accipitur) que cristalizan una verdad legal, inopinable y válida para todos que no puede ser desconocida o escondida, a pesar de en algunos se puedan generar dudas o perplejidad.
 
Con frecuencia se ha discutido en los foros italianos de Heráldica, Genealogía y Nobiliaria de una manera hipercrítica y poco agradable el hecho de que insignes magistrados, historiógrafos, heraldistas, y genealogistas hayan reconocido la descendencia de la Dinastía Frigia de Amorío, también llamada Amoiana, Amórica o Amoriense, basándose en las Sentencias del Reino de Italia de 1907 y 1914 y la legitimidad de sus Órdenes de Caballería, de naturaleza familiar y dinástica. La obra, magnífica, de 734 páginas es a color, riquísima en imágenes algunas de ellas de gran rareza, y ulteriormente se completa por notas doctas y selectas y de un doctísimo glosario utilísimo que ayudará en el camino de aquellos que comienzan a asomarse al mundo de las Ciencias Históricas y de las Ciencias Auxiliares de la Historia.
 
Esta Casa felicita a sus dos Colegiados por esta monumental obra, que recomienda vivamente. Aquéllos que estén interesados pueden adquirirla on-line a través de la web de la propia editorial. 

miércoles, 29 de enero de 2014

Las Armas del Magisterio Constantiniano diseñadas por Marco Foppoli


Después de iniciar el anterior post con el escudo realizado por el ilustrador y diseñador heráldico Marco Foppoli, Colegiado de Número de esta Casa y Caballero Jure Sanguinis de la Sagrada Militar Orden Constantiniana, (que fue regalado a Su Alteza Real el Infante Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón Parma, Duque de Calabria), reproducimos el interesante artículo que él mismo publicó sobre el mismo en la Revista Oficial de la Orden Constantiniana de San Jorge In hoc Signo Vinces, número 15, del año 2011.
 
 
 
Lo stemma del Gran Maestro del Sacro Militare Ordine Costantiniano di San Giorgio
S.A.R. l’Infante Carlo di Borbone Due Sicilie–Borbone Parma, Duca di Calabria
e qualche nota di araldica Costantiniana

Lo stemma dei Borbone Due Sicilie con i suoi 27 quarti è il più complesso tra quelli portati da una linea uscita dalla stirpe dei Capetingi, insegna che non consente di poter inquartare o partire agevolmente in un unico scudo l’arme personale del Gran Maestro con quella dell’Ordine così come avviene negli emblemi magistrali di altri ordini cavallereschi come l’Ordine di Malta, il Santo Sepolcro o il Teutonico. Né, del resto, i Gran Maestri del Sacro Militare Ordine Costantiniano di San Giorgio hanno mai codificato nel corso dei secoli un modello araldico preciso per unire la propria insegna a quella della Sacra Milizia.

Gli Angeli Comneno e i Farnese esprimevano la dignità magistrale circondando i loro stemmi familiari con gli ornamenti propri di Gran Maestro componendo un insieme araldico solenne dove lo scudo era accollato all’aquila bicipite bizantina, coronata dalla corona imperiale con la purpurea croce gigliata dell’Ordine posta tra le teste dell’aquila, il “berrettone” o “cappello alla greca” poggiato sulla sommità dello scudo a sua volta circondato dal Collare Costantiniano, catena d’oro composto dal monogramma di Cristo a lettere greche sovrapposte “X” e “P” da cui pende l’effige equestre di San Giorgio trafiggente il drago. Nei Farnese possiamo osservare l’utilizzo contemporaneo di due diversi emblemi relativi alle due dignità differenti: lo stemma come duchi diParma decorato dalla corona ducale e quello sopra descritto come Gran Maestri costantiniani. L’insegna dell’Ordine, la Croce gigliata Costantiniana,talvolta inserita all’interno di uno scudo araldico argenteo, era più spesso raffigurata in modo autonomo e distinto.

Nel1731 giunto il Gran Magistero con l’eredità farnesiana all’Infante don Carlo di Borbone - primogenito di Filippo V re di Spagna e di Elisabetta Farnese -, tale dignità venne indicata semplicemente aggiungendo il Collare Costantiniano a circondare il suo stemma, modalità mantenuta nel 1734 all’assunzione del trono di Napoli e trasmessa ai Suoi Eredi ove la Collana Costantiniana compare con altri cinque collari cavallereschi, sebbene alcuni autori sostengano che i Borbone mantennero in uso nei loro sigilli di Gran Maestri costantiniani lo stemma degli Angelo Comneno [1]. Se tale consuetudine risulta praticata dal ramo parmense della Famiglia [2],i Borbone di Napoli non sembrerebbero avervi mai ricorso [3]; solo più tardi l’abbinamento dello stemma della Real Casa delle Due Sicilie con gli antichi e più complessi ornamenti della Gran Maestria Costantiniana è citato come mera possibilità: nel 1913 l’Abate e Cavaliere Giovanni Mini scriveva infatti che «anche il GranMaestro attuale, S.A.R. il Conte di Caserta può usare dell’aquila bicipite con la corona imperiale aggiungendo, com’è naturale, sul tutto gl’immacolati gigli borbonici con la corona reale»[4]. Evidentemente non sfuggiva all’erudito araldista il fatto che, sommandosi nella persona del Sovrano duosiciliano le due dignità giuridicamente autonome di Capo della Dinastia e di Gran Maestro dell’Ordine Costaniniano come PrimogenitoFarnesiano [5],il Gran Magistero poteva essere espresso con una sua specifica forma araldica.

Risulta quindi appropriato il modello araldico che si osserva usato da tempo nelle solenni cerimonie ove compare personalmente il nostro Gran Maestro che suole affiancare il suo stemma personale di Capo della Real Casa di Borbone Due Sicilie a quello dell’Ordine Costantiniano, abbinamento che ne esprime la suprema dignità magistrale sulla Sacra Milizia. Tuttavia quella specifica composizione presenta due imperfezioni araldiche che nell’illustrazione che qui si presenta, si sono volute emendare.

Nelle insegne ove si uniscano l’arme familiare dei gran maestri conquelle del rispettivo ordine cavalleresco, quest’ultima precede sempre quella magistrale [6]; così in questo esemplare si è seguita questa consuetudine ponendo lo stemma dell’Ordine Costantiniano alla destra araldica affiancato alla sinistra araldica dall’insegna del Gran Maestro[7]. Si potrà inoltre osservare che è stato impropriamente esteso allo scudoaraldico il campo azzurro blu de Roidistintivo del mantello dei cavalieri, mentre l’insegna dell’Ordine vuole larossa croce gigliata di San Giorgio nel consueto campo argenteo come anchericordano gli Statuti vigenti: «Il vessillo assegnato nelle funzioni civili per le opere di assistenza ospedaliera, di soccorso e di beneficenza, è la Bandiera di seta bianca, con la Croce Costantiniana nel centro, di colore porporino».
Gli scudi infine sono sormontati dalla Corona Reale e circondati dal Collare Costantiniano distintivi della Persona del Gran Maestro e della sua dignità.

È del tutto evidente che i due stemmi rimangono tra loro distinti; lo stemma proprio dell’Ordine resta quello crociato, che, nella sua versione completa, prevederebbe la croce costantiniana nello scudo argenteo, circondato dal collare, il tutto sormontato da un’elmo posto in maestà con la visiera alzata coronato della corona reale[8] sebbene, come noto, sia più spesso utilizzato in versioni più semplici: la croce circondata dal collare costantiniano oppure la sola croce senz’altra aggiunta. È bene ricordare che l’uso della versione con i due stemmi affiancati sembrerebbe più opportuna ove sia necessario indicare il riferimento alla Persona del Gran Maestro, mentre ove ci si riferisca all’Ordine basterebbe la presenza della sola insegna costantiniana.

L’illustrazione grafica e artistica di uno stemma, se eseguita con cura e perizia, è spesso opera che ha ambizione d’eleganza e pregio estetico essendo l’araldica anche un’arte come S.E. l’Arcivescovo Bruno B. Heim, Gran Priore dell’Ordine Costantiniano sino al 2002, artista araldico di talento e compianto Maestro di chi scrive, ricordava spesso. Le caratteristiche di questa realizzazione – nei pregi e nei difetti – si devono solo al gusto ed al talento del suo Autore, araldista e artista araldico professionista, che l’ha eseguita seguendo le sue preferenze stilistiche. Quest’opera quindi resta un personale e doveroso omaggio araldico di chi l’ha eseguita alla Persona del Gran Maestro e non pretende di voler rappresentare, ovviamente, un emblema ufficiale del Sacro Militare Ordine Costantiniano di San Giorgio.


Marco Foppoli

[1] Cfr. U. ORLANDINI, Lo stemma del S.M.O.Costantiniano di San Giorgio, in “Rivista Araldica, settembre 1913 p. 150, riferisce genericamente che «tanto i Farnese come i Borboni loro successori nella loro qualità di Gran Maestri della aurata milizia Angelica, usarono nel Sigillo Gran Magistrale l’aquila bicipite avente in cuore lo stemma degli Angeli».
[2] In effetti già Maria Luigia d’Asburgo duchessa di Parma come Gran Maestro del Sacro Angelico Imperiale Ordine Costantiniano di San Giorgio da lei fondato nel 1816 aveva accollato il suo stemma ducale circondato dal collare Costantiniano, all’aquila bicipite bizantina con corona imperiale e “berrettone” magistrale; Carlo II nel 1848 scelse personalmente come suo emblema Gran Magistrale una versione apocrifa dello stemma degli Angelo Comneno accollato all’aquila imperiale bizantina modello poi usato ancheda Carlo III; Cfr., A. OFFMANN, Blasonature e note di commento agli stemmi dei cavalieri costantiniani, p. 346, in L’Ordine Costantiniano di San Giorgio. Storia stemmi e cavalieri, a cura di M. BASILE CRISPO, Parma, 2002.
[3] Siamo confortati in questa convinzione dallo stesso parere espresso dall’eminente araldista e Confratello Prof. Luigi Borgia autore di un noto studio storico-araldico stemma dell’insegna duosiciliana: L. BORGIA,  Lo stemma del Regno delle Due Sicilie, Firenze, 2002.
[4] G. MINI, Intorno al labaro e all’Ordine Costantiniano, in “Rivista Araldica”, maggio 1913, a p. 273. Nella citazione il corsivo è nostro (n.d.A.).
[5] Su questo punto fondamentale non è mai superfluo rimandare al magistrale studio storico-giuridico di A. MARINI DETTINA, Il legittimo esercizio del magistero Costantiniano, Città del Vaticano, 2003.
[6] Si osservino in merito i casi più noti di Malta e del Santo Sepolcro, ma anche nell’insegna dell’Ordine della Giarrettiera lo scudo è partito, nel 1° lo stemma dell’Ordine, nel 2° l’arme della Sovrana, S.M.Elisabetta II.
[7] Per la dettagliata storia dello stemma dei Borbone Due Sicilie si rimanda a quanto già esposto in L. BORGIA,
[8] Cfr., G. BASCAPÈ, M. DEL PIAZZO, Insegne e simboli. Araldica pubblica e privata medievale e moderna, Roma 1983, p. 392. Non mancano più rare raffigurazioni con lo stemma Costantiniano posto al di sotto di un manto reale; Cfr. R. SACCARELLO, Il Sacro Militare Ordine Costantiniano di San Giorgio.S toria, istituzioni, Insegne, Viterbo 2008, p. 63

 

martes, 28 de enero de 2014

Unidad para la Orden Constantiniana de San Jorge


Publicamos con enorme placer el artículo que el Conde Don Fernando Giulio Crociani Baglioni, Colegiado de Honor de esta Casa, Presidente del Instituto de Estudios Históricos Beato Pío IX de Roma, Colegiado de Honor de esta Casa, Gran Cruz de Justicia de la Sagrada Orden Constantiniana de San Jorge y Secretario que fue de la Real Diputación de dicha Orden para Italia. El diseño del Escudo de Armas que abre el post es del ilustrador y diseñador heráldico Marco Foppoli, Colegiado de Número de esta Casa.
ATTO DI CONCILIAZIONE DELLA REAL CASA DI BORBONE DELLE DUE SICILIE:
 UNITÀ PER L'ORDINE COSTANTINIANO DI SAN GIORGIO
Viene coronato così il mio sogno di una vita di servizio in favore della Real Casa di Borbone e del Sacro Militare Ordine Costantiniano di San Giorgio. Quale Consigliere e Segretario per l’Italia della Real Deputazione, Segretario della Commissione per l’Italia e Capo del Cerimoniale, nel grado di Cavaliere di Gran Croce di Giustizia, non ho mai considerato la sussistenza di due ordini, come taluni pretendevano di far ritenere e addirittura imporre.Ho sempre creduto, non alla necessità di due obbedienze, ma nella fedeltà assoluta, nel servizio leale e devoto a Sua Altezza Reale Don Carlos de Borbon Dos Sicilias y Borbon Parma, Duca di Calabria, Conte di Caserta, Capo della Real Casa di Borbone Due Sicilie, Gran Maestro dell’Ordine Costantiniano,  dell’Ordine di San Gennaro e dell’Ordine di San Ferdinando e del Merito, Infante di Spagna, Cavaliere del Toson d’Oro, Presidente del Real Consiglio degli Ordini Militari di Spagna, che le dispute dinastiche si sarebbero risolte per via naturale. E da cattolico romano, devoto alla Santa Chiesa, credo fermamente che la vita degli uomini, come delle famiglie, di qualsiasi livelli sociale e storico, sia nelle mani dell’Altissimo. La Provvidenza ha voluto che la linea primogenita della Real Casa, cosiddetta spagnola, in quanto facente parte altresì della Real Casa Sovrana di Spagna, con il medesimo Infante Don Carlos posto nell’ordine della successione al trono della Monarchia Iberica, così com’è nell’attuale vigente ordine costituzionale della Monarchia prevalesse nel futuro. E’ la linea questa, che attraverso Don Carlos Duca di Calabria, l’erede Don Pedro Duca di Noto e il di lui figlio Don Jaime Duca di Capua, assicura con ampia discendenza mascolina il futuro della Dinastia duosiciliana e l’avvenire dell’Ordine Costantiniano quale soggetto giuridico di Diritto Canonico al servizio della Santa Chiesa Cattolica Apostolica Romana.La volontà di Sua Santità Papa Francesco è stata certamente determinante in questa conciliazione storica, per fomentare l’impegno dell’Ordine Costantiniano nel suo complesso al servizio della Chiesa, della glorificazione della Santa Croce, della Propaganda della Fede, il soccorso e la carità verso i poveri, i profughi e gli infermi. Questo è il carisma dell’Ordine Costantiniano, cui i Cavalieri e le Dame di entrambe le ex obbedienze riaffermano la loro fedeltà, il loro impegno di vita.La mia appartenenza e fedele militanza, da un quarantennio e su tre generazioni nella mia famiglia, viene oggi ampiamente gratificata, trovando in tale atto di conciliazione motivo di grande gioia e soddisfazione. Cito per tutti la riapertura della Cappella di San Giorgio dell’Ordine Costantiniano nella Basilica Romana di Santa Croce a Via Flaminia, nel 1991, con regolare officiatura mensile per Cavalieri e Dame, il ripristino e la successione di Gran Priore, Vice Gran Priore, Cappellani, Delegati e dignitari in ogni regione d’Italia. La generale riorganizzazione dell’Ordine, con migliaia di nomine. L’apposizione di lapidi commemorative nella Cappella, celebrative della ripresa del zelo religioso dell’Ordine, con la presenza dell’Infante Gran Maestro. Seguì in anni di febbrile servizio, la mia presenza quotidiana nel Forum del Corpo della Nobiltà Italiana, con migliaia di miei interventi, articoli e saggi, a difesa della nostra causa, che fu quella dell’Infante Don Carlos. Ebbi la ventura e l’onore di gestire la visita pastorale di Sua Santità il Beato Papa, futuro Santo, Giovanni Paolo II alla stessa Basilica di Santa Croce, con l’accoglienza festosa dell’Infante Duca di Calabria, con i nostri Cavalieri e Dame.Possa Dio Onnipotente e misericordioso rafforzare questi intenti di buona volontà e di servizio per la causa di Cristo Re e Sacerdote.
IN HOC SIGNO VINCES!
Conte Prof. Fernando Giulio Crociani Baglioni, Membro d'Onore del Collegio Araldico Antoniano di Lisbona, Cavaliere di Gran Croce di Giustizia del S.M.O. Costantiniano di San Giorgio, già Segretario per l’Italia della Real Deputazione.

domingo, 26 de enero de 2014

La Real Casa y Familia de Borbón-Dos Sicilas o el triunfo de la unidad.


Artículo del Presidente de esta Casa y Cronista Rey de Armas Don Francisco Acedo Fernández Pereira, sobre el Acto de Conciliación de la Real Casa de las Dos Sicilias.

LA REAL CASA Y FAMILIA DE BORBÓN-DOS SICILIAS O EL TRIUNFO DE LA UNIDAD

El Acto de Conciliación entre las dos Ramas de la Real Casa y Familia de Borbón-Dos Sicilias es sin duda un hecho histórico, con prácticamente ningún precedente y que pone de manifiesto el espíritu de reconciliación inspirado por los valores evangélicos que ambas partes han sabido tener, cerrando heridas, renunciando a importantes y vitales cuestiones, por el bien de la Tradición de una Casa Real que ha contado siempre con un prestigio notable, tanto en el llamado Ramo Franco-Napolitano como en el llamado Español. Son varias las Dinastías Soberanas que se encuentran en situaciones de separación, y tal vez, el único precedente que podamos encontrar más cercano a nosotros es el nunca firmado acuerdo entre Don Alfonso Carlos I y Don Alfonso XIII.

El marco en el que se firmó el Acto de Conciliación no pudo ser más adecuado, en Nápoles, la víspera de la Beatificación de María Cristina de Saboya, Reina de las Dos Sicilias por su matrimonio con Fernando II e hija de Víctor Manuel I de Cerdeña, lo que dio la situación de que el último Rey Partenopeo, Francisco II y el primer Rey de la Italia unificada, Víctor Manuel II fuesen primos hermanos. En la Santa Misa de Beatificación, presidida por Don Angelo, Cardenal Amato, estaban presentes gran número de Casas Soberanas italianas, encabezadas por el Príncipe Amadeo de Saboya Aosta, Duque de Saboya, como Jefe de su Casa y símbolo de unidad entre todas las Dinastías que forjaron, a lo largo de los siglos, la gloriosa historia de Italia.

La firma fue un acto íntimo, familiar, en el emblemático Hotel Excelsior (parece que la historia de la Casa de Borbón quiera que muchos de sus importantes documentos se firmen en hoteles) a la que asistieron miembros de las dos Ramas, encabezados por el Duque de Castro como Jefe de la Rama Franco-Napolitana y el Duque de Noto como heredero de la Rama Española, quien actuaba en nombre de su padre, el Duque de Calabria, muy debilitado por la edad. Sí estaba presente su mujer, la Princesa Ana de Orleans, Duquesa de Calabria. El documento, de tres páginas, se resume en una frase que cito textualmente: “Acuerdan ambas partes, entre tanto, poner todo su empeño dinástico y familiar a fin de lograr un espíritu de concordia y comprensión no sólo entre ellos sino igualmente entre sus propios partidarios, reconociéndose respectivamente como Primos, con los Tratamientos y Títulos que actualmente son de común uso por ambas partes y sus descendientes, y actuando públicamente al unísino como una sola Familia”.

Aquí está la clave de todo: la unidad Familiar, Dinástica e Institucional. Bien se podría pensar que el día que (Dios quiera sea lo más tarde posible) fallezca el Duque de Castro, la Rama Franco-Napolitana se extinguiría por tener dos hijas y por no estar muy clara la validez para la sucesión de la descendencia de los Príncipes Felipe y Gabriel, algunos de los cuales estuieron presentes en el Acto, hijos del Príncipe Alfonso, Conde de Caserta y hermanos de los Príncipes Alfonso y Rainiero, cabezas de cada una de las dos Ramas dinásticas. Pero lo cierto es que en la Casa de las Dos Sicilias, como en la de Parma, se aplica la Ley Semisálica y careciendo de parientes varones, el Duque de Castro podría transmitir a un hipotético nieto sus Derechos Reales. Primer y gran sacrificio de una Rama. Se ha llegado al acuerdo de que el Príncipe Don Jaime, Duque de Capua, primogénito del Duque de Noto, profundice en sus estudios de italiano y se vincule más a la realidad del Antiguo Reino y a las Instituciones de la Casa, especialmente a las Órdenes Dinásticas. Segundo sacrificio de otra de las Ramas. En cualquier caso, a los hijos de los firmantes se les reconocen Ducados, el de Capua, como acabo de escribir al hijo del duque de Noto, y los de Palermo y Capri a las Princesas María Carolina y María Clara, hijas del Duque de Castro. Si se tiene en cuenta que la costumbre en la Casa de las Dos Sicilias es la concesión de Condados vitalicios a los hijos que no son el Primer Heredero, éste es un amplísimo reconocimiento y una inmensa consideración por parte de ambas Ramas, especialmente la que se ha tenido hacia las hijas del Duque de Castro. El tercer sacrificio será en que los dos actuales Jefes de la Casa conservarán esa Dignidad durante sus vidas y, que el Sucesor del Duque de Calabria, no será su hijo, sino el Duque de Castro, al que sucederá el Duque de Noto o el hijo de éste, el Duque de Capua.

Por qué no decir que el Acto tiene una clave política, la unión de los partidarios. El gran acierto del Príncipe Rainiero, que siguió más tarde su hijo el Príncipe Fernando y actualmente el Príncipe Carlos, Duque de Castro, fue el acercamiento a Italia, el vivir en ella y conocer de primera mano la situación real de las tierras en las que reinaron sus antepasados. De esta forma en la Italia Meridional es mayor el número de los partidarios del Duque de Castro que de los del Duque de Calabria, aunque éste también tenga allí sus seguidores, especialmente en la zona de Palermo por la vinculación de la Iglesia de la Soledad (cuyo suelo, por cierto, es territorio extraterritorial español), y sean también numerosos los que se encuentran en el Norte de Italia. Por su parte, la vinculación de la Rama Española a esta nación y su Dinastía Reinante ha hecho que en España sea preferida la opción del Duque de Calabria, lo que unido al prestigio añadido de ser Infante de Gracia y tener a su favor la protección de Don Juan Carlos. Éste solicitó en 1983 a través del recordado Marqués de Mondéjar, Jefe de su Casa, al Consejo de Estado, al Ministerio de Justicia, al Ministerio de Asuntos Exteriores y a la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación el parecer sobre la Jefatura de la Real Casa de las Dos Sicilias y del Magisterio de la Sagrada Orden Constantiniana de San Jorge, quienes dictaminaron a favor del Duque de Calabria en virtud del Tratado de Nápoles de 1759 y así se trasladó el reconocimiento al interesado el 8 de marzo de 1984. Ello fue ratificado en la concesión del Infatado de Gracia el 16 de diciembre de 1994. Nunca una Casa Soberana había interferido de tal manera en los asuntos de otra, pero en virtud de los Pactos de Familia y siendo Don Juan Carlos el único reinante, tomó la decisión de hacerlo tan abiertamente, pues no olvidemos que el Jefe de los Borbones es Luis Alfonso de Borbón, Duque de Anjou y Jefe de la Real Casa de Francia, que sería quien, en un momento dado, podría tener algún ascendiente sobre las otras Ramas de la Casa.

El sentimiento italiano es más, podría decirse, dinástico, por eso se basa en cuestiones más sentimentales e históricas, más vinculado a la antigua nobleza partenopea y a los monárquicos agrupados en los llamados movimientos neoborbónicos, ligados a la Rama Franco-Napolitana, mientras que el sentimiento español es más caballeresco, más vinculado al prestigio de una Casa que se ve como filial de la Casa Real de España y de unas Órdenes que gozan en estos Reinos de unas peculiaridades singulares y, en especial, de la Orden Constantiniana, que es sin duda, la más extendida en las Españas de todas las de la Real Casa de las Dos Sicilias. Quisiera señalar que mientras la Orden primigenia, que concede la Real Casa de Borbón Parma, se otorga con cuentagotas, las de las dos Ramas Partenopeas se prodigan abundantemente. La noticia del Acto ha sido acogida con mucha mayor alegría en Italia que en España, como por otra parte es lógico, y ahora habrá que trabajar y mucho para que los partidarios de uno y otro Ramo entiendan, acepten y acaten este Acto histórico y generoso y dejen a un lado rencillas y prejuicios.

Es de justicia reconocer que para llegar a este momento ha habido detrás más de un intenso trabajo y personas que han trabajado larga y silenciosamente para poder arribar a buen puerto. La discreción ha sido una de las claves. Destacan el Embajador Giuseppe Balboni Acqua, el Duque de Hornachuelos y el Duque de Huéscar, entre otros, además del papel fundamental que ha tenido la Casa de Loulé en las negociaciones. Quien merece una referencia destacada es Don Alfonso de Ceballos-Escalera, Duque de Ostuni en Nápoles y Marqués de la Floresta. A la luz del Acto es cuando se entiende el porqué de su nombramiento como Delegado del Duque de Castro para España hace más de un año y medio, cuando él había sido uno de los más firmes defensores de las posiciones del Duque de Calabria. Su actuación ha sido de una altura de verdadero hombre de Estado, que ha sabido prestar un impagable servicio personal exponiendo su propia imagen, su nombre y su reconocido prestigio en esta Causa. El tiempo pone a todos en su sitio y destapa los velos de la verdad, que siempre triunfa.

Como miembro de una familia que partió de Nápoles al exilio en 1860 acompañando a su Rey Francisco II y que hemos seguido fieles a la Causa Real de las Dos Sicilias (en nuestro caso a favor del Ramo Franco-Napolitano, a nadie engaño), no puedo sino manifestar mi enorme dicha, felicitar a todos los monárquicos por esta gratísima noticia, y mostrar públicamente mi respeto y acatamiento al Acto de Conciliación. Ahora queda un largo camino por recorrer, la unificación de las dos Órdenes Constantinianas, la bicefalia de la Real Casa, pero el paso fundamental ya está dado y hecho público que es lo importante. Si algo no se publica, no existe o no se conoce su existencia. Muchas dudas y preguntas surgen ahora y para terminar este artículo lanzo una: teniendo en cuenta que los Jefes de las Casas de las Dos Sicilias y Parma tradicionalmente son Infantes de España, ¿será ahora agraciado el Duque de Castro con este honor? Si pensamos que los Príncipes de Parma lo son por sus Derechos Legítimos, y Don Juan Carlos, como Monarca Reinante reconoció como Jefe de la Casa de las Dos Sicilias al Duque de Calabria y éste, a través de la persona de su hijo, ahora ha reconocido también como Jefe de su misma Casa y Familia al Duque de Castro, lo lógico sería la concesión a éste del Infantado de Gracia. Lo dejo en el aire.

Francisco Acedo Fernández Pereira,
Presidente del Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa.
Cronista Rey de Armas.

Texto del Acto de Reconciliación de la Casa de Borbón-Dos Sicilias


Después de la primicia dada ayer en este blog del Acto de Reconciliación de la Real Casa de las Dos Sicilias en el Hotel Excélsior de Nápoles, hoy subimos el texto en castellano del Acuerdo, que nos ha sido facilitado por la Sagrada Orden Constantiniana de San Jorge.


ACTA DE RECONCILIACIÓN FAMILIAR DE LA CASA Y DINASTÍA DE BORBÓN-DOS SICILIAS

Reunidos, primero en París y después en Madrid,
DE UNA PARTE S.A.R. el Príncipe Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias, Duque de Castro, y su consorte S.A.R. la Princesa Doña Camilla, Duquesa de Castro, ambos en su propio nombre y representación personal y dinástica, también en representación de sus hijas S.A.R. la Princesa Maria Carolina de Borbon- Dos Sicilias, Duquesa de Palermo, y S.A.R. la Princesa Maria Chiara de Borbon-Dos Sicilias, Duquesa de Capri.
Y DE OTRA PARTE S.A.R. el Príncipe Don Pedro de Borbón- Dos Sicilias, Duque de Noto, en nombre propio y en representación de Su Padre S.A.R. el Príncipe Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias, Duque de Calabria, Infante de España, por Él expresamente delegado para dar cumplimiento la presente CONCILIACIÓN, así como S.A.R. la Princesa Doña Sofía, Duquesa de Noto, y su hijo S.A.R el Príncipe Don Jaime de Borbon-Dos Sicilias, Duque de Capua.
AMBAS PARTES, guiadas por un deseo de acercamiento y conciliación familiar y dinástica entre las dos ramas de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias, las cuales a causa de circunstancias históricas, incomprensiones y malentendidos familiares han estado por largos años en el centro de disputas tanto personales como entre sus propios partidarios.
CONSTATAN que la división y enfrentamiento entre ambas ramas sólo ha llevado a mayor desunión y descrédito de la Dinastía, alejados del buen ejemplo de concordia familiar que se espera de tan ilustre Casa Real.

COMPRENDIENDO ambas partes, por un lado, que deben estar a la altura de los tiempos y que el juicio de la historia les exige dejar constancia de buen ejemplo y concordia y, por otra, que la desunión de los Caballeros y Damas Constantinianos que militan en la Sacra y Militar Orden Constantiniana de San Jorge es nociva para la Orden y su finalidad.

CONOCEDORES ambas partes de los continuos esfuerzos de nuestros últimos Sumos Pontífices y, en particular, de nuestro actual Santo Padre el Papa Francisco en favor de la reevangelización de Europa y de la unidad de todos los cristianos,

DECLARAN su común deseo de conciliación tanto familiar como constantiniana de ambas ramas y su deseo de poner fin a las rivalidades e incomprensiones familiares, y entre sus respectivos partidarios, bajo un renovado espíritu católico y constantiniano de servicio a la Santa Iglesia y de difusión de nuestra Santa Fe.

CONFIANDO ambas partes que la Divina Providenciase encargará de indicar el camino hacia la unidad dinástica de la Casa Real de Borbón-Dos Sicilias.

ACUERDAN ambas partes, entre tanto, poner todo su empeño dinástico y familiar a fin de lograr un espíritu de concordia y comprensión no sólo entre ellos sino igualmente entre sus propios partidarios, RECONOCIÉNDOSE RESPECTIVAMENTE COMO PRIMOS, CON LOS TRATAMIENTOS Y TÍTULOS QUE ACTUALMENTE SON DE COMÚN USO POR AMBAS PARTES Y SUS
DESCENDIENTES, Y ACTUANDO PÚBLICAMENTE AL UNÍSONO COMO UNA SOLA FAMILIA.
Y con buena fe y en concordia familiar, invitan a unirse a este ACTA DE CONCILIACIÓN a todos los miembros de la Dinastía de Borbón-Dos Sicilias a quienes ambas partes se comprometen a dar a conocer privadamente este ACTA DE CONCILIACIÓN,

Firmado en Nápoles, el 25 de Enero de 2014

Pedro de Borbón-Dos Sicilias (m.p.) Duque de Noto

Carlos de Borbón-Dos Sicilias (m.p.) Duque de Castro

 

sábado, 25 de enero de 2014

Acto de Conciliación entre las dos ramas de la Real Casa de Borbón-Dos Sicilias


En el marco de la Beatificación de la Reina María Cristina de Saboya en Nápoles se firmó ayer un Pacto histórico entre las dos ramas de la Real Casa de las Dos Sicilias, cuya separación tiene origen en el matrimonio en 1901 de Doña María de las Mercedes de Borbón y Austria, Princesa de Asturias de la rama isabelina, con el Príncipe Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias, hijo secundogénito del Príncipe Don Alfonso de Borbón-Dos Sicilias, Conde de Caserta (heredero de su hermano Francisco II, último Rey de las Dos Sicilias) de abiertas simpatías carlistas que obligaron a la renuncia de los Derechos sobre el Trono Partenopeo de Don Carlos, y cuyas posteriores consecuencias son de sobra conocidas. La separación de las dos ramas se produjo en 1960 tras la muerte del Príncipe Don Fernando de Borbón-Dos Sicilias, se proclamaron Herederos el Príncipe Don Rainiero y el Príncipe Don Alfonso.
 
El Acto de Conciliación, del que informamos en primicia, se firmó a las cinco y media de la tarde en el Hotel Excélsior siendo los firmantes Su Alteza Real el Augusto Señor Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias (Jefe de la llamada Rama Francesa) y Su Alteza Real el Serenísimo Señor Don Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, Duque de Noto, (Heredero de la conocida como Rama Española e hijo de Su Alteza Real Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón Parma, Duque de Calabria). El acuerdo firmado por los dos jóvenes príncipes se ha llevado a cabo tras un proceso de aproximadamente un año en el que ha habido encuentros entre las dos Ramas en París y Madrid y en el que ha tenido especial importancia un importante miembro del Gobierno de la Orden Constantiniana.
 
El documento se firmó en la intimidad, estando presente en el acto Su Alteza Real Doña Camila Crociani, Duquesa de Castro; Su Alteza Real Doña Sofía Landaluce, Duquesa de Noto; Su Alteza Imperial y Real Doña Beatriz de Borbón-Dos Sicilias, Princesa Napoleón; Su Alteza Real Doña Ana de Orleans, Duquesa de Calabria; Su Alteza Imperial y Real Doña María de Borbón-Dos Sicilias y su marido Su Alteza Imperial el Archiduque Don Simeón de Austria; Su Alteza Real Doña Inés de Borbón-Dos Sicilias y su marido Don Michele Carrelli Palombi; Su Alteza Real Doña Teresa de Borbón-Dos Sicilias y Su Alteza Real Don Casimiro de Borbón-Dos Sicilias.
 
En el Acto de Conciliación las dos Ramas se han reconocido mutuamente sus Títulos y a las hijas de los Duques de Castro, Sus Altezas Reales las Princesas Doña María Carolina y Doña María Clara de Borbón-Dos Sicilias se les reconocen los Títulos de Duquesa de Palermo y Duquesa de Capri, respectivamente. La Familia acudirá, a partir de ahora, unida a cuantos actos sea invitada y los Jefes de ambas Ramas se considerarán entre sí como iguales y se comprometen a no reiniciar disputas en un espíritu de unidad, por el bien común y el espíritu cristiano de reconciliación que inspiran los principios de la Orden Constantiniana.
 
La Sucesión a la Corona se planteará en unas décadas, ya que los Augustos Señores Duques de Castro sólo tienen dos hijas, mencionadas en el párrafo anterior. El hijo del Duque de Noto, Su Alteza Real el Príncipe Don Jaime de Borbón-Dos Sicilias, a quien se le reconoce el Título de Duque de Capua, ha comenzado a aprender italiano y se vinculará más a esta nación. El siguiente paso será el trabajar por la unificación de la Sagrada Orden Militar Constantiniana de San Jorge, así cómo la búsqueda de la administración del resto de las Órdenes Dinásticas de la Real Casa de las Dos Sicilias, la Insigne y Real Orden de San Genaro, la Real Orden de Francisco I, la Real Orden Militar de San Jorge de la Reunión y la Ilustre y Real Orden de San Fernando y el Mérito.
 
El Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa y el Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos hacen pública su alegría por esta importante noticia, dada su vinculación con los Territorios del Reino Partenopeo, en el que residen numerosos Colegiados. Igualmente el Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa, que posee un Priorato Regional de las Dos Sicilias, realiza habitualmente ceremonias en Campania y hoy es necesario recordar que el Decano de Honor de esta Casa, Don Fernando Muñoz Altea, es el Rey de Armas de la Real Casa de las Dos Sicilias y numerosos Miembros de nuestras Instituciones pertenecen a alguna de las dos Ramas de la Sagrada Orden Constantiniana.
 
In hoc Signo vinces!

jueves, 23 de enero de 2014

Publicación de Colegio Cardenalicio para el año 2013


 
 
Después del éxito del primer volumen titulado "Collegio Cardinalizio per l'anno 2012", Enzo Parrino y Giovanni Sicari publican el segundo volumen del mismo que se anuncia como una colección editoral destinada a continuar en el tiempo, bajo la égida de Araldica Vaticana, el portal de internet bajo la dirección de los dos autores, enteramente dedicado a la Heráldica Religiosa.
 
Estos volúmenes se proponen fotografiar cada año el Sacro Colegio Cardenalicio, a través de los emblemas heráldicos de sus componentes, actualizando de cada vez, los nuevos ingresos, las salidas y los casos particulares, (como el de Papa Bergoglio al inicio del año "simple Cardenal", pero en el transcurso del 2013 elevado al Solio Pontificio).
 
Para el año 2013 en el volumen se han insertado los escudos de los doscientos diez Cardenales que forman parte del Sacro Colegio, cada uno de los cuales se acompaña de una reseña biográfica, que enriquece y completa la presentación de cada purpurado. El libro tiene un prefacio de Su Eminencia Don Prospero, Cardenal Grech.
 
El libro, que esta Casa aconseja vivamente, tanto por la calidad de su contenido como por la de su continente, tiene un formato de 15x26 centímetros, cubierta rígida, doscientas treinta y seis páginas, enteramente a color, y se puede adquirir en el portal web Ilmiolibro.
 
 

lunes, 20 de enero de 2014

Ingreso de Don José Juan Carrión Rangel en el Colegio Heráldico

En septiembre de 2012 Don José Juan Carrión Rangel cerró su celebrado Blog de Heráldica para tristeza generalizada de toda la Comunidad Heráldica, de la que él forma parte, así como esta Casa, que se alegra de que en septiembre de 2013 abriera una nueva bitácora llamada Crónicas Heráldicas en la que el autor continúa con su loable labor divulgativa en lo concerniente a la Ciencia Heráldica y otras disciplinas afines.
 
Como reconocimiento de su ímprobo y desinteresado trabajo, por el trato exquisito siempre dispensado y los servicios prestados a esta Casa, el Gobierno del Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa, bajo la Altísima Protección de Su Alteza Real el Augusto Señor Don Amadeo de Saboya Aosta, tiene el honor de recibirlo como Colegiado de Número y Persevante de Armas, con lo que ingresa igualmente en el Cabildo de Oficiales de Armas de los Reinos Ibéricos.
 
Don José Juan Carrión Rangel es Comandante del Ejército del Aire, Licenciado en Ciencias Empresariales, Diplomado en Nobiliaria Genealogía y Heráldica por la Escuela Marqués de Avilés, Diplomado en Heráldica Militar, Caballero de la Real Hermandad de San Fernando, Medalla del Priorato de España de la Orden de San Lázaro de Jerusalem y está en posesión de la Orden al Mérito Militar con Distintivo Blanco.
 
El Gobierno, los Oficiales y los Colegiados de esta Casa, así como los Miembros del Cabildo de Oficiales de Armas se congratulan vivamente del ingreso del Comandante Carrión y le dan su más efusiva bienvenida a esta su casa.

viernes, 17 de enero de 2014

Francisco Acedo Fernández Pereira, nuevo Delegado de la Pontificia Academia Tiberina en Portugal

 
Don Francisco Acedo Fernández Pereira, Presidente de esta Casa ha sido nombrado el día 14 d enero Delegado para Portugal de la Pontificia Academia Tiberina. La Academia, Instituto de Cultura Universitaria y de Estudios Superiores, presidida por Monseñor Fernando Mariotti y que está actualmente celebrando el Bicentenario de su Fundación, nació en Roma en 1813 por iniciativa de veintiséis personajes de la cultura romana, entre los cuales el poeta Gioacchino Belli, que se escindieron de la Academia Helénica. Sus fines son el estudio de las Ciencias y las Letras Latinas e Italianas y particularmente todo lo que tiene que ver con los estudios de la Historia y la Cultura de la Urbe de Roma.
En 1816 se le permitió el uso del escudo del escudo del Senado y del Pueblo Romano, más tarde el poder colocar sobre sus armas la Tiara y las Llaves Pontificias. Cinco Romanos Pontífices han sido Académicos Tiberinos: Pío VIII, Gregorio XVI, el Beato Pío IX, León XIII y el Venerable Pío XII.
Entre los numerosos y prestigiosos Académicos que han ocupado los asientos de la Pontificia Academia Tiberina en estos doscientos años destacan Viencenzo Monti, Alessandro Manzoni, Massimo d'Azeglio, René de Chateubriand, Giovanni Papini, Benedetto Croce, Giovanni Gentile, Marie Curie, Guglielmo Marconi, Enrico Fermi, Carlo Rubbia, Gioacchino Rossini, Vincenzo Bellini, Franz Liszt, Ottorino Respighi, Antonio Canova, Marino Marini, Francesco Messina o Giacomo Benevelli.
La Academia tiene cuatro tipo de miembros, de Número, de Honor, Correspondientes y Asociados. Francisco Acedo Fernández Pereira ingresó en la Pontificia Academia Tiberina en el año 2008 como Académico de Número, siendo presentado por el Profesor Franco Antonio Pinardi, Vicepresidente General Vicario y Procurador General de la Academia. La Sede de la Delegación se ha establecido en la Santa Iglesia Capitular de Santo Antonio de Arronches, que lo es igualmente de esta Casa y del Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa. Como Delegado podrá nombrar libremente su Consejo Directivo y Senado Académico, y divulgará y promoverá todas las actividades de la Academia, así como celebrará actividades propias en el territorio de la Delegación.
 
Las comunicaciones que deseen hacerse a la Delegación para Portugal de la Pontificia Academia Tiberina pueden hacerse a través de la página de contacto del Colegio Heráldico.


 
 

lunes, 13 de enero de 2014

El Nuncio Don Angelo Mottola, Arzobispo Protector del Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa


 
Monseñor Angelo Mottola, Arzobispo Titular de Cercina y Nuncio Apostólico Emérito de Su Santidad, ha aceptado el Cargo de Arzobispo Protector del Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa, Antigua y Noble Hermandad de Santo Antonio y del Niño Jesús de la Iglesia de su Misma, Venerable y Franciscana Advocación de Arronches, agregada a la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, de Canónigos Regulares de la Santa Cruz de Coimbra. La aceptación se produjo en el transcurso de una reciente reunión en su residencia romana con el Prior del Real Capítulo y Presidente de esta Casa Don Francisco Acedo Fernández Pereira, a quien acompañaba el Príncipe Don Enrico Filadoro Caracciolo, Caballero de Justicia y Prior Nacional de Italia del Real Capítulo y Miembro del Patronato de Honor del Colegio Heráldico.

Monseñor Angelo Mottola nació en Aversa en 1935 y fue ordenado sacerdote en 1960. Es Doctor en Sagrada Teología por la Universidad de Santo Tomás y en Derecho por la Universidad Lateranense. Igualmente superó los Estudios Rotales en la Sacra Rota Romana. Además del italiano habla francés, inglés y alemán y conoce las lenguas clásicas.
 
Comenzó su carrera como Oficial de la Congregación para las Iglesias Orientales, para posteriormente ocupar el cargo de Delegado de Administración de la Congregación Propaganda Fide, lo que compaginó con su labor de Ceremoniero y Vicepárroco de la Catedral de Porto Santa Rufina y su labor pastoral, más tarde, en la Romana Parroquia de la Inmaculada Concepción. En 1999 fue nombrado Arzobispo Titular de Cercina por el Beato Juan Pablo II y su Consagración Episcopal fue presidida por Don Angelo, Cardenal Sodano, Secretario de Estado. Ha ocupado las Nunciaturas Apostólicas ante Irán y Montenegro.
 
El Prior, Juez y Alcaide, Gobierno, los Prioratos Nacionales, Regionales y Provinciales, los Capellanes, Comendadores, Damas y Caballeros de Justicia, Derecho de Sangre y de Gracia, así como los Novicios del Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa, Antigua y Noble Hermandad de Santo Antonio y del Niño Jesús de la Iglesia de su Misma, Venerable y Franciscana Advocación de Arronches, agregada a la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, de Canónigos Regulares de la Santa Cruz de Coimbra expresa públicamente su más profunda alegría por el nombramiento del Nuncio Don Angelo Mottola  como Arzobispo Protector, al que da la bienvenida con los brazos abiertos a la espera de que en el próximo mes de mayo pueda presidir la Solemne Ceremonia de Entronización en la Santa Iglesia Capitular de Santo Antonio de Arronches.
 
Ad multos annos!

viernes, 10 de enero de 2014

El Profesor Roberto Romano nuevo Colegiado de Número


A partir de ahora el Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa se honra con la presencia entre sus Miembros con la del Noble Don Roberto Romano, Profesor Emérito de la Universidad Federico II de Nápoles y uno de los mayores expertos en Historia y Filología Bizantina a nivel mundial.
 
Nació en Castellamare di Stabia en 1949 en el seno de una familia perteneciente a la Nobleza Napolitana y Genovesa. Se licenció en Letras Clásicas y se doctoró en Filología Bizantina en la Universidad de Nápoles. Fue Profesor Asociado de Filología Bizantina en la Universidad de Nápoles y más tarde Profesor Titular de Historia y Filología Bizantina y Neogriega en la Universidad de Calabria. Finalmente pasaría a la Universidad de Nápoles como Profesor Titular y Catedrático de Filología Grecomedieval y Neogriega y de Civilización Bizantina. Su extensísimo currículum en su campo de estudio y la totalidad de su inmensa bibliografía puede verse en su magnífica página web, en la que además se encuentran, además, interesantísimos textos relacionados con la Genealogía de las Familias Imperiales Bizantinas, sus ramificaciones balcánicas e italianas y el mundo de las Órdenes de Caballería.
 
Petenece a diversas Órdenes y Corporaciones, así como a Instituciones Académicas. Colaboró con este Colegio Heráldico en la confección del catálogo de la Exposición "Órdenes de Caballería, actualidad y vigencia" que esta Casa organizó en colaboración con el Ministerio de Defensa del Reino de España.
 
El Presidente y todos los Colegiados se felicitan por el prestigio que el Profesor Romano da a esta Institución y le dan la más calurosa bienvenida entre nosotros.