lunes, 25 de noviembre de 2013

El Presidente del Colegio Miembro del Patronato de Honor de la Fundación Duemilasperanze, presidida por el Papa Emérito Benedicto XVI


El Presidente de esta Casa, Francisco Acedo Fernández Pereira, ha sido nombrado Miembro del Comité de Honor de la Fundación Duemilasperanze que preside el Papa Emérito Benedicto XVI. Junto a él han sido nombrado otros dos Miembros, el Arzobispo Angelo Mottola, Nuncio Apostólico Emérito de Su Santidad y Elia Caporossi, Agregado a la Embajada de Italia en Damasco.

La Fundación lleva años trabajando y en 2001, el entonces Cardenal Ratzinger, aceptó la Presidencia de Honor y se involucró en sus actividades desde un principio. Ahora se pretende dar un empuje a la misma con el nuevo Presidente del Consejo Directivo, el Príncipe Enrico Filadoro Caracciolo. Sus prioridades son cuatro, siempre destinadas a la infancia: mejorar la calidad de vida, las adopciones a distancia, el Derecho a la Vida y el acceso a la educación, a través de su programa World Life Program. Lleva a cabo sus propios proyectos y colabora con entidades y asociaciones de espíritu y fines similares.

Cuenta, además de co el apoyo de la Santa Sede (el Beato Juan Pablo II sentía gran cariño por ella, así como el Papa Francisco, que ha dedicado y firmado personalmente el Calendario 2014 de la Fundación), con el Alto Patronato de la Presidencia de la República Italiana y de numerosas instituciones religiosas y civiles.

Francisco Acedo Fernández Pereira ha manifestado sus profunda alegría y satisfacción, la responsabilidad que conlleva tal honor, así como su admiración y devoción por el Santo Padre Emérito Benedicto XVI y su intención de poner en el más breve plazo de tiempo la Fundación en España y Portugal. Hay que recordar que ya contaba en Roma con los Cargos de Sodales de la Pontificia Academia Cultorum Martyrum, de Académico de Número de la Pontificia Academia Tiberina y de Secretario General del Instituto de Estudios Históricos Beato Pío IX, entre otras responsabilidades y distinciones.

Esta semana en Roma se hará entrega de las Nóminas a los tres nuevos Miembros del Patronato de Honor de la Fundación Duemilasperanze, a los que esta Casa hace pública su más expresiva enhorabuena.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Cigoli y la Heráldica. II Coloquio Nacional de "Heráldica entre Historia y Escudos"


El sábado 16 de noviembre en San Miniato (Pisa), en la espléndida galería del Palacio Griffoni, sede de la Fundación Caja de Ahorros de San Miniato, ha tenido lugar el II Coloquio Nacional de "Heráldica entre Historia y Escudos", realizado por la Asociación Cultural Gemino junto al Centro de Estudios Heráldicos en el ámbito de las celebraciones con motivos del 400º Aniversario de la muerte de Ludovico Cardi, llamado el Cigoli, célebre artista sanminiatense activo en el siglo XV. Los actos han tenido el alto patrocinio de la Presidencia del Consejo de Ministros de la República Italiana, del Ayuntamiento de San Miniato y de la Fundación Caja de Ahorros de San Miniato. La jornada de estudio ha tenido como tema "El Cigoli y la Heráldica" y corrió a cargo de Luigi Borgia, Rosaria De Biaschio y Michele Fiaschi.

La primera intervención fue la de Michele Fiaschi, Miembro Correspondiente de la Sociedad Suiza de Hráldica, que ilustró la poliédrica personalidad de el Cigoli deteniéndose especialmente sobre la relectura heráldica del entero recorrido humano y profesional del artista.

Sucesivamente tomó la palabra Maurizio Carlo Alberto Gorra, uno de los mayores expertos en materia heráldica italiana que guió a los participantes por un fascinante recorrido heráldico de las familias de notables artistas (pintores, escultores, poetas) de la Edad Media hasta nuestros días.

Finalmente tomó la palabra Laura Cirri, que ilustró la historia de la representación de la Cruz de los Caballeros de San Esteban en las oras escultóricas y pictóricas pisanas y florentinas en una conferencia titulada "La cruz estefaniana y la iconografía del poder mediceo".

Rafael Coppola, Responsable del Centro de Estudios Heráldicos, concluyó los trabajos haciendo el balance del presente encuentro.

Todas las contribucionesfueron muy apreciadas y los estudiosos participantes, por unanimidad, decidieron encontrarse el año próximo para un nuevo y estimulante encuentro en materia heráldico-caballeresca.

Andrea Scasso,
Miembro Correspondiente del Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa.


jueves, 14 de noviembre de 2013

Boda de los Condes Crociani Baglioni


El pasado domingo se celebró en la Romana Basílica de San Apolinar la boda del Conde Don Fernando Crociani Baglioni y de Doña Simona Cecilia Fracas. El novio, perteneciente a la Nobleza Negra de Umbria, cuya familia se encuentra vinculada al Vaticano desde hace siglos, es Caballero de Gracia y Devoción de la Orden de Malta, Caballero de Gran Cruz de la Orden de San Gegorio Magno, de la Orden del Santo Sepulcro, de la Constantiniana de San Jorge, entre otras, además de estar en posesión de numerosas condecoraciones. Unido a esto es Presidente del Instituto de Estudios Históricos Beato Pío IX, Colegiado de Honor de esta Casa, Caballero de Derecho de Sangre del Real Capítulo de Santo Antonio de Lisboa y Miembro de la Diputación y Delegado ante la Santa Sede del Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos. La novia, perteneciente a una antigua familia de la Nobleza de Transilvania, es Dama de Derecho de Sangre del Real Capítulo de Santo Antonio de Lisboa.

La Santa Misa fue celebrada íntegramente en latín por Monseñor Pedro Huidobro Vega, Profesor en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz y se despazló a la Basílica de San apolinar el Pendón Pontificio de Pío IX, privilegio reservado para la Nobleza Romana. Entre los numerosos invitados se destacan los siguientes, algunos de ellos, miembros de esta Casa: el Archimandrita Simeone Catsinas, Monseñor José Apeles Santolaria de Puey y Cruells, Fray Marco Galdini, el Principe Stephan Cernetic de Montenegro, la Princesa Doña Elettra Giovanelli Marconi, el Príncipe Don Carlo Massimo, el Príncipe Don Alberto Giovanelli, el Príncipe Domenico Napoleone Orsini, el Príncipe Danilo Moncada di Monforte, el Príncipe Ernesto Liccardi Medici, el Marqués Alessandro Carletti, el Marqués Carlo Incisa di Camerana, el Marqués Federico Gomez Paloma, la Condesa Anna Teodorani Fabbri Mussolini, el Conde Massimiliano Pulvano Guelfi, el Conde Bruno Vaccari, el Conde Andrea Lignani Marchesani, la Condesa Alessandra Oddi Baglioni, el Barón Fabrizio Michele Tortorici di Vignagrande, el Barón Roberto Jonghi Lavarini Freiherr von Urnavas, el Barón Antonio Lazzarino de Lorenzo, el Barón Francesco Scardaccione, el Cónsul Gunar Riebs, el Profesor Antonio Momoc, el Almirante Mario Mancini, el General Riccardo Amato, el Coronel Stefano Marsili, el Vicepresidente del Senado Italiano Maurizio Gasparri, los Diputados Riccardo Mastrangeli y Marco Scurria o la soprano Gioconda Vesichelli.

La espectacular Plaza Navona se llenó con la alegría de las músicas populares rumanas, patria de la nueva Condesa Simona Cecilia Farcas Crociani Baglioni, constituyendo una de las anécdotas más simpáticas de la jornada. Numerosos romanos se agolparon en la entrada de la Basílica de San Apolinar para ver la entrada y salida de los novios a los que se unieron los turistas que allí se encontraban.

Además de la presencia, como ya se ha dicho, de Colegiados de esta Casa en la Ceremonia, el Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa, el Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa y el Cuerpo Colegiado de la Nobleza de los Reinos Ibéricos, así como Instituciones dependientes y hermanadas ofrecen a los nuevos esposos su más expresiva felicitación y deseos de prosperidad.

lunes, 11 de noviembre de 2013

El Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos

El Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos agrupa a familias y personas pertenecientes al Estamento Noble de todos los Territorios que formaron parte, a lo largo de los siglos, de las Coronas Ibéricas, con el ánimo de preservar la Tradición de estos Reinos. Para el ingreso en el mismo con la Categoría de Noble Caballero Colegiado es necesario ser Título o probar la Condición Noble, según los usos y costumbres del Derecho Premial.
Se consideran documentos válidos para la admisión los siguientes y, además de las expresadas a continuación, aquéllas otras emanadas del Derecho Premial, o las particulares de cada Reino de las Antiguas Coronas Ibéricas:
- Reales cédulas de concesión de grandezas y títulos del Reino en las Españas, que llevan anexa la nobleza con arreglo a los dispuesto en la Real Cédula de Carlos IV de 10 de abril de 1807. Esta prueba servirá sólo para la del apellido a quien se concedió, siendo descendiente del concesionario, y el pretendiente, para poder hacer uso de este medio de prueba, tendrá que ser por lo menos bisnieto de aquel a quién se concedió el título o grandeza, puesto que con arreglo a definiciones tiene que ser el abuelo noble de sangre.
-Reales Albaranes de Concesión de títulos de Portugal, cuya nobleza también se transmite por línea de hembra.
- Reales declaraciones de hidalguía de sangre hechas por el Consejo y las Cámaras de Castilla y de Aragón.
- Reales cédulas de privilegios de hidalguía perpetuos, que sirven únicamente para los descendientes, pero no para los consanguíneos colaterales.
- Para los originarios de los reinos de la Corona de Aragón, las declaraciones de ciudadanos de inmemorial en Valencia, Alicante y Játiva, que con arreglo a lo dispuesto en la Real Cédula de Luis I de 14 de agosto de 1724 estaban equiparados a los hidalgos de Castilla; lo mismo se refiere a los ciudadanos honrados de Barcelona, de Perpiñanan y de Mallorca.
- Los privilegios de infanzonia y de caballero militar, noble y generoso del reino de Aragón.
- Los ejecutorios de hidalguía ganadas en las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, Cámara de Comptos de Navarra, y Reales Audiencias de Zaragoza, Barcelona y Valencia.
- Las certificaciones, traslados o copias auténticas de las sentencias recaídas en los procesos seguidos ante la Corte Mayor de Navarra sobre denominación y uso en público de escudos de armas.
- Sentencias ganadas en pleitos de hidalguía seguidos ante la Corte de los Justicias de los reinos de Aragón, antes de la abolición de los fueros.
- Los documentos que acrediten haber sido colegial mayor en alguno de los Colegios mayores: San Bartolomé de Salamanca, Santa Cruz de Valladolid, el de Cuenca y el de Oviedo, el de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá de Henares, y el de Maese Rodrigo de Sevilla.
- Los que acrediten asimismo el entronque con caballeros de las órdenes de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, con la de San Juan de Jerusalén y la de Carlos III (en esta sólo hasta 1847), y en todas ellas cuando el ingreso del caballero se realizó sin dispensación alguna.
- Los comprobantes que justifiquen haber pertenecido como alumno al Real Seminario de Nobles.
- Las Reales provisiones de hidalguía para avecindarse en los pueblos, expedidas por las Reales Chancillerías y Audiencias.
- Los expedientes de ingreso en los diversos cuerpos de Ejército y de la Armada, cuando fueron incoados por el solicitante en concepto de noble y demostró en ellos su nobleza.
- Las hojas de servicios de los militares donde conste son de calidad noble y que los individuos a quienes pertenezcan ingresaron en el ejército antes del año 1808, o desde 1814 hasta 1820, o desde 1824 hasta 1836, en que por R.D. del 26 de enero quedaron suprimidas las pruebas de nobleza para el ingreso en el mismo.
- Los documentos que justifiquen entronque con los regidores perpetuos de todas las ciudades con voto en Cortes, que en Andalucía recibían el nombre de Veinticuatros, por ser este el número de los que componían los Ayuntamientos.
- Los testimonios de estar empadronado como hidalgo de sangre en las villas y lugares de sus naturalezas en los padrones hechos por estados, de orden de las Reales Audiencias y Chancillerías.
- Constar como exento en los padrones, del sorteo de milicias provinciales y de quintas, como hidalgos de sangre.
-Testimonio de haber disfrutado cargos en los Ayuntamientos por el estado noble en los pueblos donde hubiere división de estados.
- Los documentos que acrediten estar exentos, en los padrones de pechos, como hidalgos de sangre.
- Para los originarios de Sevilla, Jerez de la Frontera y algunas otras ciudades de Andalucía, los justificantes que acrediten haberles sido devuelto la blanca de la carne o impuesto sobre el consumo de la carne; la devolución se realizaba mediante expediente en el que había que acreditar nobleza en posesión; el expediente se seguía ante los Ayuntamientos.
- Las informaciones ante los Justicias de los pueblos, con presencia e intervención del Procurador Síndico General y en las que se haga constar los actos positivos de nobleza del informante con la presentación de documentos que así la acrediten.
- Los documentos que justifiquen haber sido alcaides o gobernadores de las fortalezas y castillos reales, que inevitablemente habían de ser hidalgos para como a tales prestar juramento y pleito homenaje.
- Los justificantes de haber pertenecido a la Cofradía de la Casa de Misericordia de Ceuta, como hermano noble.
- Lo documentos que acrediten el pertenecer a uno de los 12 linajes de Soria, o a las Cofradías de San Jorge de Mallorca y Zaragoza, Santiago de Burgos y de León, compuestas todas ellas de nobles. Como quiera que en España han existido otras muchas corporaciones de nobles, hoy extinguidas, para fundamentar nobleza en el hecho de saber pertenecido a ellas, se precisará presentar los Estatutos de las mismas, para comprobar en qué grado y condiciones se exigían las pruebas para el ingreso en tales corporaciones.
- Los documentos que justifiquen el haber sido convocado o llamado a Cortes por el brazo noble o por el brazo militar en Navarra, Valencia y Aragón.
- Las informaciones hechas en Vizcaya y Guipúzcoa para ser declarados vecinos y originarios de aquellas provincias, toda vez que con arreglo a sus fueros los originarios eran nobles y para avecindarse necesitaban probar nobleza por medio de información hecha con toda solemnidad ante los Justicias de los Ayuntamientos.
- El estar incluido en el libro misivo de la Secretaría y Cámara de Castilla.
- Las informaciones de ingreso en las Reales Maestranzas de Caballería de Ronda, Sevilla, Granada, Valencia y Zaragoza.
- Ser descendiente por varonía de algún caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro.
-Ser Fidalgo de Portugal en cualquiera de sus categorías: Fidalgo de Gran Casa, Fidalgo de Solar, Fidalgo Caballero, Fidalgo Escudero, Fidalgo Mozo, Fidalgo Capellán, Caballero Fidalgo, Escudero Fidalgo, Mozo Fidalgo, Fidalgo de la Real Casa, Fidalgo de Cota de Malla, inscritos en los libros de Matrícula de la Casa Real y en la Mayordomía Mayor hasta 1910.
-Descendientes de caballeros de las Órdenes Militares de Cristo, Avís o Santiago.
-Descendientes de caballeros de las Reales Órdenes de la Inmaculada Concepción de Villa Viciosa y de San Miguel del Ala, cuando éstas eran concedidas con carácter nobilitante.
-Descendientes de damas de la Real Orden de Santa Isabel.
-Descendientes de caballeros de la Real Hermandad del Santísimo Sacramento de Lisboa y del Real Capítulo de Santo Antonio de Lisboa de Arronches.
-Jefes, Oficiales y Auditores del Ejército de Portugal, así como Cadetes, Guardiamarinas, Desembargadores de Palacio o Matriculados de la Casa Real de Portugal.
-Alcaides Mayores de Castillos y Fortalezas Reales.
-Ser descendientes de hermanos de Patriarcas de Lisboa, Canónigos de la Basílica Catedral Patriarcal de Lisboa, Comisarios de la Bula de la Santa Cruzada, Administradores Apostólicos de Tomar, Priores Mayores de las Órdenes Militares de Cristo, Avís y Santiago, de la Real Colegiata de Nuestra Señora de Oliveira de Guimaraes, de la Real Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de Arronches, de los Diputados del Consejo General del Santo Oficio, de los Capellanes de la Real Capilla, y de los Inquisidores Generales.
- Ser descendiente por varonía de hermano de un Príncipe de la Iglesia.
-Oficios y Dignidades del Real Palacio de Portugal.
-Los descendientes de funcionarios, grados universitarios y académicos, agricultores, comerciantes, navegadores y banqueros que puedan acogerse a alguno de los numerosos privilegios otorgados a estos estados por los Reyes de Portugal.
-Los descendientes de poseedores de diez o más acciones de la Reales Compañías del Gran Pará, General de Pernambuco o de Paraiba cuando todavía pertenecían al Reino de Portugal. Asimismo con los que poseyeran diez o más acciones de la Compañía General de Agricultura de las Viñas del Alto Duero, descendientes de los Capitalistas de la Real Compañía de las Sedas o de cualquier otra Real Compañía con privilegios concedidos por los Reyes de Portugal, así como los de aquellos labradores que produjeran más de tres arrobas de seda en rama anuales antes de 1820 o entre 1828 y 1831.
-Los descendientes de aquéllos que lucharon en la Batalla del Campo de Ourique.
-Los Capitanes, Alféreces y Sargentos de las Compañías de Ordenanza que tengan el privilegio del título de Caballeros.
-Los habitantes del Reino de los Algarves y de las Ciudades de Guarda y Elvas antes de 1820 o entre 1828 y 1831.
-Los descendientes de los habitantes de Lisboa, Oporto, Guarda, Coimbra, Guimaraes, Monzón, Covillán y Salzedas a quienes fue concedida la infanzonía.

-Los poseedores de Títulos concedidos por Dinastías Soberanas que reinaron en los territorios de los actuales Estados que formaron parte de los Reinos Ibéricos en cualquier momento de su Historia y los poseedores de Títulos concedidos por Monarca Extranjero, reinante o no, residentes en dichos Estados.