jueves, 19 de diciembre de 2013

Iniciativa pro Monumento a Blas de Lezo


Don José Antonio Crespo-Francés y Valero nos hace llegar el siguiente artículo que con gusto reproducimos:

Blas de Lezo fue el freno que en 1741 impidió la maniobra estratégica-política británica que pretendió asestar un golpe de gracia en Cartagena de Indias para acabar con la autoridad española en el Caribe y penetrar en profundidad hacia el sur tomando el Virreinato del Perú. Lezo con 6 naves y 3000 hombres derrotó a una fuerza de 186 naves y 25.000 hombres. Su oponente, Vernon hoy está enterrado como un héroe en Westminster mientras Lezo no goza si quiera de un recuerdo ni una placa en la capital de España.
Hace muchos años que no surgía en Madrid una iniciativa como esta de erigir un monumento por suscripción popular. La capital de España goza de muchos monumentos conmemorativos que en su día se financiaron por suscripción popular como la estatua de Colón, el monumento a Alfonso XII en el estanque del Retiro, la estatua ecuestre de Espartero en la calle Alcalá, Emilio Castelar y tantos otros. Lamentablemente desde la segunda mitad del siglo XX ha habido pocas suscripciones populares y se han levantado pocos monumentos. Y no por falta de personajes que lo merezcan pues gracias a Dios la lista de grandes españoles es interminable, lista a la que hay que añadir el adjetivos de olvidados.
El Ayuntamiento responde en este momento a una iniciativa popular con 10.000 firmas con la creación de un grupo de trabajo para erigir un a Monumento a Blas de Lezo que refleje y recuerde los valores que le permitieron permanecer firme e inasequible al desaliento.
Gracias a Blas de Lezo y a su defensa de Cartagena de Indias , 71 años después de su muerte, la Constitución Española de 1812 pudo decir aquello de que "la Nación Española es la reunión de los españoles de ambos hemisferios", la misma Constitución que imponía a los españoles -a propuesta de un diputado mexicano- la obligación de ser "justos y benéficos".
Y para ser justos y benéficos hemos de estimular y reconocer el trabajo bien hecho pues España  no puede permanecer ni un segundo más ausente ni protagonista de su propia Historia. España siempre ha dado y viene dando hombres y mujeres que viven día a día por España de forma honrada, esforzada y valiente, como ejemplarmente lo hizo Blas de Lezo que es y debe ser un referente moral por su sencillez, perseverancia y espíritu de sacrificio el tesón, el trabajo, el sacrificio, valores tan necesarios en momentos de crisis tan turbulentos tanto en lo económico como en lo moral, como los que vivimos actualmente.
Ese monumento debe ser una semilla que reflejando esos valores quede para nuestros hijos y recuerden siempre a todos aquellos que con su esfuerzo y su sangre fueron arquitectos de lo que hoy es España.
 
José Antonio Crespo-Francés y Valero.
 
Para ampliar información:
 
 
 

jueves, 12 de diciembre de 2013

Presentación del libro "Cáceres, Paseo por la Eternidad"


Ayer se presentó Cáceres, Paseo por la Eternidad la última publicación del Presidente de esta Casa, Don Francisco Acedo Fernández Pereira. El acto, al que acudieron un centenar de personas, tuvo lugar en Libros y Café, la editora de la obra que fue presentada por Don Miguel Ángel Muñoz Rubio, Director de El Periódico Extremadura y Doña María Hurtado Pérez, Jefa de Prensa de la Excelentísima Diputación Provincial de Cáceres. Aquellas personas que estén interesadas en la adquisición del libro pueden hacerlo a través de la propia editorial. El libro está lleno de datos para la Historia Nobiliaria de Cáceres. Transcribimos, a continuación, el prólogo de Don Fernando Jiménez Berrocal, Director del Archivo Municipal de Cáceres y Cronista Oficial de la Ciudad.
 
 CÁCERES, PASEO POR LA ETERNIDAD
 
Cuando a partir de Mayo de 2005, el periódico Extremadura inicia la publicación de la serie de artículos titulados PASEOS POR LA ETERNIDAD, son muchos los lectores sorprendidos por el modo placentero y natural de Francisco Acedo por introducirnos en una de sus mayores pasiones, la ciudad monumental de Cáceres. El autor no solamente pasea por la eternidad de los edificios intramuros sino también de una parte de la ciudad suburbana que muchas veces se evade de los textos históricos. Un paseo histórico, genealógico y hasta lírico que nos acerca de manera inmediata al conocimiento que el autor tiene sobre la ciudad. El lugar de sus ancestros, donde nació y en el que, según sus propias palabras, espera algún día, que se nos antoja lejano, descansar para la eternidad. 
No es la primera vez que Francis Acedo nos aproxima a los entresijos artísticos e históricos de Cáceres. Ya lo realizó con la publicación de CÁCERES. LA TIERRA DE LOS DIEZ MIL SIGLOS , una obra innovadora que a modo de guía turística e ilustrada por Angel Sotomayor introducía al lector en los lugares de la ciudad que el viajero debe tener en cuenta si quiere entrar en contacto con su historia. Entonces nos guiaba por colaciones intramuros y también por otros espacios novedosos como Aldea Moret, El parque de Canovas, las tierras del Salor o los barrios populares de la ciudad. Una oferta diferente para conocer la ciudad. 
En la presente obra, Francis Acedo recupera sus artículos y nos los ofrece en forma de libro. Son paseos por una ciudad que conoce y a la que va captando con retazos del pasado y reflexiones del presente. Nuestro autor derrama conocimientos de toda índole. Desde los más estrictos de carácter cronológico o heráldico, hasta los relacionados con el tiempo presente que ensambla en sus artículos con la naturalidad de quien domina a su antojo el enrevesado mundo literario. Francis en un gran lector, su inestimable biblioteca particular es el lugar idóneo para la inspiración y el relato. Conoce lo que escribieron otros en otro tiempo y lo que se escribe desde el tiempo presente, no solo sobre historia sino sobre los más insólitos géneros literarios. Francis ha escrito muchos artículos de prensa donde da rienda suelta a la libertad que el historiador, a veces no tiene. El artículo le sirve para alejarse de dogmas academicistas, de directrices a veces estrictas, lo que convierte sus relatos en un género eficaz, capaz de conectar con lectores no dados habitualmente a la lectura de textos históricos.
PASEO POR LA ETERNIDAD es una obra imprescindible para conocer la evolución de la ciudad monumental cacereña y aun mucho más para conocer la evolución de rancios abolengos. Un aspecto de la historia local que Francisco Acedo domina a la perfección, desde su experiencia como reconocido especialista en heráldica y genealogía. A lo largo de su obra nos va dejando trazos del paso de viejos linajes por una ciudad que conserva gran parte  de sus símbolos de poder, tanto concejil como económico, en forma de palacios y casas fuertes. Lugares que como indica el autor desafiaron al tiempo, al espacio y al humano. Por las páginas de su obra circulan mayorazgos y blasones, marqueses o clérigos. Realiza la descripción sus  palacios con la pulcritud  de quien conoce el antes y el después de familias e instituciones que protagonizaron la vida social y económica de Cáceres durante siglos. Siendo ese conocimiento la columna vertebral en torno a la cual se estructura la obra, son textos de ida y de vuelta, del pasado hasta el presente, donde tiene cabida la crítica hacia intervenciones urbanísticas que no siempre fueron respetuosas con la ciudad monumental; la desaparición de las Puertas de Mérida y Coria o la reforma del palacio de los Ribera. Que a la vez describe la grandilocuencia de torres que se alzan al cielo y silencios que acompañan al recogimiento conventual. Que nos lleva de un lado a otro de la historia de la ciudad, desde Norba hasta el Womad. Miles de datos que se enlazan a la historia de la ciudad, ampliando de manera considerable los conocimientos que en el futuro han de servir  para conocer mejor su pasado.
Incluye el autor en su extenso inventario artístico  de la ciudad a zonas extramuros; la Plaza Mayor….donde paseaba la canela. La Casa Consistorial…de todos y de nadie…La Plaza de San Juan y sus edificios aledaños. Conventos y ermitas, paseos y enfermerías  que configuran un espacio urbano que guarda historias de toda índole que Francisco Acedo nos adereza con todo tipo de reflexiones sobre cada monumento Aprovecha sus crónicas para adentrarnos en sus vivencias pasadas, un recurso que le otorga un sello personal y especial a su narración; el autor es parte de su relato, recurre a su propia memoria histórica para darle un toque personal y propio a cada una de las páginas que conforman la presente obra.
Como Historiador y  responsable del Archivo Histórico Municipal, he compartido muchas horas con Francisco Acedo y me resulta difícil separar al historiador, al que escribe, de la persona. Nos encontramos ante un hombre que vive en consonancia con sus ideas, aunque no sean compartidas por los que le rodean. Siempre respetuoso con el que opina lo inverso. Amigo de quienes le aceptamos con sus contradicciones, que no son ni más ni menos que las de todo ser humano. Por ello es difícil no colaborar con una excelente persona que pese a su juventud muestra una madurez propia de quien ha engullido legajos y libros durante décadas para mostrarnos en sus artículos el esplendor de un hombre culto y feliz de hacer lo que le apetece. Por todo ello la lectura de su obra es un ejercicio saludable para el cuerpo y para el alma. En sus páginas se encuentra la esencia de sus conocimientos puestos a disposición de quien desee utilizarlos.
Para finalizar quisiera agradecer al autor su aportación al inventario bibliográfico de la ciudad, un repertorio donde se encuentra la obra de Francis por derecho propio. Pues esta crónica que hoy nos presenta  ha de formar parte de los libros de cabecera que cualquier estudioso debe tener para conocer con nitidez una parte importante de la historia de Cáceres. Su ciudad y la mía.
Fernando Jiménez Berrocal,
Director del Archivo Histórico de Cáceres y Cronista Oficial de la Ciudad.
 
 
 

lunes, 25 de noviembre de 2013

El Presidente del Colegio Miembro del Patronato de Honor de la Fundación Duemilasperanze, presidida por el Papa Emérito Benedicto XVI


El Presidente de esta Casa, Francisco Acedo Fernández Pereira, ha sido nombrado Miembro del Comité de Honor de la Fundación Duemilasperanze que preside el Papa Emérito Benedicto XVI. Junto a él han sido nombrado otros dos Miembros, el Arzobispo Angelo Mottola, Nuncio Apostólico Emérito de Su Santidad y Elia Caporossi, Agregado a la Embajada de Italia en Damasco.

La Fundación lleva años trabajando y en 2001, el entonces Cardenal Ratzinger, aceptó la Presidencia de Honor y se involucró en sus actividades desde un principio. Ahora se pretende dar un empuje a la misma con el nuevo Presidente del Consejo Directivo, el Príncipe Enrico Filadoro Caracciolo. Sus prioridades son cuatro, siempre destinadas a la infancia: mejorar la calidad de vida, las adopciones a distancia, el Derecho a la Vida y el acceso a la educación, a través de su programa World Life Program. Lleva a cabo sus propios proyectos y colabora con entidades y asociaciones de espíritu y fines similares.

Cuenta, además de co el apoyo de la Santa Sede (el Beato Juan Pablo II sentía gran cariño por ella, así como el Papa Francisco, que ha dedicado y firmado personalmente el Calendario 2014 de la Fundación), con el Alto Patronato de la Presidencia de la República Italiana y de numerosas instituciones religiosas y civiles.

Francisco Acedo Fernández Pereira ha manifestado sus profunda alegría y satisfacción, la responsabilidad que conlleva tal honor, así como su admiración y devoción por el Santo Padre Emérito Benedicto XVI y su intención de poner en el más breve plazo de tiempo la Fundación en España y Portugal. Hay que recordar que ya contaba en Roma con los Cargos de Sodales de la Pontificia Academia Cultorum Martyrum, de Académico de Número de la Pontificia Academia Tiberina y de Secretario General del Instituto de Estudios Históricos Beato Pío IX, entre otras responsabilidades y distinciones.

Esta semana en Roma se hará entrega de las Nóminas a los tres nuevos Miembros del Patronato de Honor de la Fundación Duemilasperanze, a los que esta Casa hace pública su más expresiva enhorabuena.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Cigoli y la Heráldica. II Coloquio Nacional de "Heráldica entre Historia y Escudos"


El sábado 16 de noviembre en San Miniato (Pisa), en la espléndida galería del Palacio Griffoni, sede de la Fundación Caja de Ahorros de San Miniato, ha tenido lugar el II Coloquio Nacional de "Heráldica entre Historia y Escudos", realizado por la Asociación Cultural Gemino junto al Centro de Estudios Heráldicos en el ámbito de las celebraciones con motivos del 400º Aniversario de la muerte de Ludovico Cardi, llamado el Cigoli, célebre artista sanminiatense activo en el siglo XV. Los actos han tenido el alto patrocinio de la Presidencia del Consejo de Ministros de la República Italiana, del Ayuntamiento de San Miniato y de la Fundación Caja de Ahorros de San Miniato. La jornada de estudio ha tenido como tema "El Cigoli y la Heráldica" y corrió a cargo de Luigi Borgia, Rosaria De Biaschio y Michele Fiaschi.

La primera intervención fue la de Michele Fiaschi, Miembro Correspondiente de la Sociedad Suiza de Hráldica, que ilustró la poliédrica personalidad de el Cigoli deteniéndose especialmente sobre la relectura heráldica del entero recorrido humano y profesional del artista.

Sucesivamente tomó la palabra Maurizio Carlo Alberto Gorra, uno de los mayores expertos en materia heráldica italiana que guió a los participantes por un fascinante recorrido heráldico de las familias de notables artistas (pintores, escultores, poetas) de la Edad Media hasta nuestros días.

Finalmente tomó la palabra Laura Cirri, que ilustró la historia de la representación de la Cruz de los Caballeros de San Esteban en las oras escultóricas y pictóricas pisanas y florentinas en una conferencia titulada "La cruz estefaniana y la iconografía del poder mediceo".

Rafael Coppola, Responsable del Centro de Estudios Heráldicos, concluyó los trabajos haciendo el balance del presente encuentro.

Todas las contribucionesfueron muy apreciadas y los estudiosos participantes, por unanimidad, decidieron encontrarse el año próximo para un nuevo y estimulante encuentro en materia heráldico-caballeresca.

Andrea Scasso,
Miembro Correspondiente del Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa.


jueves, 14 de noviembre de 2013

Boda de los Condes Crociani Baglioni


El pasado domingo se celebró en la Romana Basílica de San Apolinar la boda del Conde Don Fernando Crociani Baglioni y de Doña Simona Cecilia Fracas. El novio, perteneciente a la Nobleza Negra de Umbria, cuya familia se encuentra vinculada al Vaticano desde hace siglos, es Caballero de Gracia y Devoción de la Orden de Malta, Caballero de Gran Cruz de la Orden de San Gegorio Magno, de la Orden del Santo Sepulcro, de la Constantiniana de San Jorge, entre otras, además de estar en posesión de numerosas condecoraciones. Unido a esto es Presidente del Instituto de Estudios Históricos Beato Pío IX, Colegiado de Honor de esta Casa, Caballero de Derecho de Sangre del Real Capítulo de Santo Antonio de Lisboa y Miembro de la Diputación y Delegado ante la Santa Sede del Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos. La novia, perteneciente a una antigua familia de la Nobleza de Transilvania, es Dama de Derecho de Sangre del Real Capítulo de Santo Antonio de Lisboa.

La Santa Misa fue celebrada íntegramente en latín por Monseñor Pedro Huidobro Vega, Profesor en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz y se despazló a la Basílica de San apolinar el Pendón Pontificio de Pío IX, privilegio reservado para la Nobleza Romana. Entre los numerosos invitados se destacan los siguientes, algunos de ellos, miembros de esta Casa: el Archimandrita Simeone Catsinas, Monseñor José Apeles Santolaria de Puey y Cruells, Fray Marco Galdini, el Principe Stephan Cernetic de Montenegro, la Princesa Doña Elettra Giovanelli Marconi, el Príncipe Don Carlo Massimo, el Príncipe Don Alberto Giovanelli, el Príncipe Domenico Napoleone Orsini, el Príncipe Danilo Moncada di Monforte, el Príncipe Ernesto Liccardi Medici, el Marqués Alessandro Carletti, el Marqués Carlo Incisa di Camerana, el Marqués Federico Gomez Paloma, la Condesa Anna Teodorani Fabbri Mussolini, el Conde Massimiliano Pulvano Guelfi, el Conde Bruno Vaccari, el Conde Andrea Lignani Marchesani, la Condesa Alessandra Oddi Baglioni, el Barón Fabrizio Michele Tortorici di Vignagrande, el Barón Roberto Jonghi Lavarini Freiherr von Urnavas, el Barón Antonio Lazzarino de Lorenzo, el Barón Francesco Scardaccione, el Cónsul Gunar Riebs, el Profesor Antonio Momoc, el Almirante Mario Mancini, el General Riccardo Amato, el Coronel Stefano Marsili, el Vicepresidente del Senado Italiano Maurizio Gasparri, los Diputados Riccardo Mastrangeli y Marco Scurria o la soprano Gioconda Vesichelli.

La espectacular Plaza Navona se llenó con la alegría de las músicas populares rumanas, patria de la nueva Condesa Simona Cecilia Farcas Crociani Baglioni, constituyendo una de las anécdotas más simpáticas de la jornada. Numerosos romanos se agolparon en la entrada de la Basílica de San Apolinar para ver la entrada y salida de los novios a los que se unieron los turistas que allí se encontraban.

Además de la presencia, como ya se ha dicho, de Colegiados de esta Casa en la Ceremonia, el Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa, el Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa y el Cuerpo Colegiado de la Nobleza de los Reinos Ibéricos, así como Instituciones dependientes y hermanadas ofrecen a los nuevos esposos su más expresiva felicitación y deseos de prosperidad.

lunes, 11 de noviembre de 2013

El Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos

El Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos agrupa a familias y personas pertenecientes al Estamento Noble de todos los Territorios que formaron parte, a lo largo de los siglos, de las Coronas Ibéricas, con el ánimo de preservar la Tradición de estos Reinos. Para el ingreso en el mismo con la Categoría de Noble Caballero Colegiado es necesario ser Título o probar la Condición Noble, según los usos y costumbres del Derecho Premial.
Se consideran documentos válidos para la admisión los siguientes y, además de las expresadas a continuación, aquéllas otras emanadas del Derecho Premial, o las particulares de cada Reino de las Antiguas Coronas Ibéricas:
- Reales cédulas de concesión de grandezas y títulos del Reino en las Españas, que llevan anexa la nobleza con arreglo a los dispuesto en la Real Cédula de Carlos IV de 10 de abril de 1807. Esta prueba servirá sólo para la del apellido a quien se concedió, siendo descendiente del concesionario, y el pretendiente, para poder hacer uso de este medio de prueba, tendrá que ser por lo menos bisnieto de aquel a quién se concedió el título o grandeza, puesto que con arreglo a definiciones tiene que ser el abuelo noble de sangre.
-Reales Albaranes de Concesión de títulos de Portugal, cuya nobleza también se transmite por línea de hembra.
- Reales declaraciones de hidalguía de sangre hechas por el Consejo y las Cámaras de Castilla y de Aragón.
- Reales cédulas de privilegios de hidalguía perpetuos, que sirven únicamente para los descendientes, pero no para los consanguíneos colaterales.
- Para los originarios de los reinos de la Corona de Aragón, las declaraciones de ciudadanos de inmemorial en Valencia, Alicante y Játiva, que con arreglo a lo dispuesto en la Real Cédula de Luis I de 14 de agosto de 1724 estaban equiparados a los hidalgos de Castilla; lo mismo se refiere a los ciudadanos honrados de Barcelona, de Perpiñanan y de Mallorca.
- Los privilegios de infanzonia y de caballero militar, noble y generoso del reino de Aragón.
- Los ejecutorios de hidalguía ganadas en las Reales Chancillerías de Valladolid y de Granada, Cámara de Comptos de Navarra, y Reales Audiencias de Zaragoza, Barcelona y Valencia.
- Las certificaciones, traslados o copias auténticas de las sentencias recaídas en los procesos seguidos ante la Corte Mayor de Navarra sobre denominación y uso en público de escudos de armas.
- Sentencias ganadas en pleitos de hidalguía seguidos ante la Corte de los Justicias de los reinos de Aragón, antes de la abolición de los fueros.
- Los documentos que acrediten haber sido colegial mayor en alguno de los Colegios mayores: San Bartolomé de Salamanca, Santa Cruz de Valladolid, el de Cuenca y el de Oviedo, el de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá de Henares, y el de Maese Rodrigo de Sevilla.
- Los que acrediten asimismo el entronque con caballeros de las órdenes de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, con la de San Juan de Jerusalén y la de Carlos III (en esta sólo hasta 1847), y en todas ellas cuando el ingreso del caballero se realizó sin dispensación alguna.
- Los comprobantes que justifiquen haber pertenecido como alumno al Real Seminario de Nobles.
- Las Reales provisiones de hidalguía para avecindarse en los pueblos, expedidas por las Reales Chancillerías y Audiencias.
- Los expedientes de ingreso en los diversos cuerpos de Ejército y de la Armada, cuando fueron incoados por el solicitante en concepto de noble y demostró en ellos su nobleza.
- Las hojas de servicios de los militares donde conste son de calidad noble y que los individuos a quienes pertenezcan ingresaron en el ejército antes del año 1808, o desde 1814 hasta 1820, o desde 1824 hasta 1836, en que por R.D. del 26 de enero quedaron suprimidas las pruebas de nobleza para el ingreso en el mismo.
- Los documentos que justifiquen entronque con los regidores perpetuos de todas las ciudades con voto en Cortes, que en Andalucía recibían el nombre de Veinticuatros, por ser este el número de los que componían los Ayuntamientos.
- Los testimonios de estar empadronado como hidalgo de sangre en las villas y lugares de sus naturalezas en los padrones hechos por estados, de orden de las Reales Audiencias y Chancillerías.
- Constar como exento en los padrones, del sorteo de milicias provinciales y de quintas, como hidalgos de sangre.
-Testimonio de haber disfrutado cargos en los Ayuntamientos por el estado noble en los pueblos donde hubiere división de estados.
- Los documentos que acrediten estar exentos, en los padrones de pechos, como hidalgos de sangre.
- Para los originarios de Sevilla, Jerez de la Frontera y algunas otras ciudades de Andalucía, los justificantes que acrediten haberles sido devuelto la blanca de la carne o impuesto sobre el consumo de la carne; la devolución se realizaba mediante expediente en el que había que acreditar nobleza en posesión; el expediente se seguía ante los Ayuntamientos.
- Las informaciones ante los Justicias de los pueblos, con presencia e intervención del Procurador Síndico General y en las que se haga constar los actos positivos de nobleza del informante con la presentación de documentos que así la acrediten.
- Los documentos que justifiquen haber sido alcaides o gobernadores de las fortalezas y castillos reales, que inevitablemente habían de ser hidalgos para como a tales prestar juramento y pleito homenaje.
- Los justificantes de haber pertenecido a la Cofradía de la Casa de Misericordia de Ceuta, como hermano noble.
- Lo documentos que acrediten el pertenecer a uno de los 12 linajes de Soria, o a las Cofradías de San Jorge de Mallorca y Zaragoza, Santiago de Burgos y de León, compuestas todas ellas de nobles. Como quiera que en España han existido otras muchas corporaciones de nobles, hoy extinguidas, para fundamentar nobleza en el hecho de saber pertenecido a ellas, se precisará presentar los Estatutos de las mismas, para comprobar en qué grado y condiciones se exigían las pruebas para el ingreso en tales corporaciones.
- Los documentos que justifiquen el haber sido convocado o llamado a Cortes por el brazo noble o por el brazo militar en Navarra, Valencia y Aragón.
- Las informaciones hechas en Vizcaya y Guipúzcoa para ser declarados vecinos y originarios de aquellas provincias, toda vez que con arreglo a sus fueros los originarios eran nobles y para avecindarse necesitaban probar nobleza por medio de información hecha con toda solemnidad ante los Justicias de los Ayuntamientos.
- El estar incluido en el libro misivo de la Secretaría y Cámara de Castilla.
- Las informaciones de ingreso en las Reales Maestranzas de Caballería de Ronda, Sevilla, Granada, Valencia y Zaragoza.
- Ser descendiente por varonía de algún caballero de la Insigne Orden del Toisón de Oro.
-Ser Fidalgo de Portugal en cualquiera de sus categorías: Fidalgo de Gran Casa, Fidalgo de Solar, Fidalgo Caballero, Fidalgo Escudero, Fidalgo Mozo, Fidalgo Capellán, Caballero Fidalgo, Escudero Fidalgo, Mozo Fidalgo, Fidalgo de la Real Casa, Fidalgo de Cota de Malla, inscritos en los libros de Matrícula de la Casa Real y en la Mayordomía Mayor hasta 1910.
-Descendientes de caballeros de las Órdenes Militares de Cristo, Avís o Santiago.
-Descendientes de caballeros de las Reales Órdenes de la Inmaculada Concepción de Villa Viciosa y de San Miguel del Ala, cuando éstas eran concedidas con carácter nobilitante.
-Descendientes de damas de la Real Orden de Santa Isabel.
-Descendientes de caballeros de la Real Hermandad del Santísimo Sacramento de Lisboa y del Real Capítulo de Santo Antonio de Lisboa de Arronches.
-Jefes, Oficiales y Auditores del Ejército de Portugal, así como Cadetes, Guardiamarinas, Desembargadores de Palacio o Matriculados de la Casa Real de Portugal.
-Alcaides Mayores de Castillos y Fortalezas Reales.
-Ser descendientes de hermanos de Patriarcas de Lisboa, Canónigos de la Basílica Catedral Patriarcal de Lisboa, Comisarios de la Bula de la Santa Cruzada, Administradores Apostólicos de Tomar, Priores Mayores de las Órdenes Militares de Cristo, Avís y Santiago, de la Real Colegiata de Nuestra Señora de Oliveira de Guimaraes, de la Real Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de Arronches, de los Diputados del Consejo General del Santo Oficio, de los Capellanes de la Real Capilla, y de los Inquisidores Generales.
- Ser descendiente por varonía de hermano de un Príncipe de la Iglesia.
-Oficios y Dignidades del Real Palacio de Portugal.
-Los descendientes de funcionarios, grados universitarios y académicos, agricultores, comerciantes, navegadores y banqueros que puedan acogerse a alguno de los numerosos privilegios otorgados a estos estados por los Reyes de Portugal.
-Los descendientes de poseedores de diez o más acciones de la Reales Compañías del Gran Pará, General de Pernambuco o de Paraiba cuando todavía pertenecían al Reino de Portugal. Asimismo con los que poseyeran diez o más acciones de la Compañía General de Agricultura de las Viñas del Alto Duero, descendientes de los Capitalistas de la Real Compañía de las Sedas o de cualquier otra Real Compañía con privilegios concedidos por los Reyes de Portugal, así como los de aquellos labradores que produjeran más de tres arrobas de seda en rama anuales antes de 1820 o entre 1828 y 1831.
-Los descendientes de aquéllos que lucharon en la Batalla del Campo de Ourique.
-Los Capitanes, Alféreces y Sargentos de las Compañías de Ordenanza que tengan el privilegio del título de Caballeros.
-Los habitantes del Reino de los Algarves y de las Ciudades de Guarda y Elvas antes de 1820 o entre 1828 y 1831.
-Los descendientes de los habitantes de Lisboa, Oporto, Guarda, Coimbra, Guimaraes, Monzón, Covillán y Salzedas a quienes fue concedida la infanzonía.

-Los poseedores de Títulos concedidos por Dinastías Soberanas que reinaron en los territorios de los actuales Estados que formaron parte de los Reinos Ibéricos en cualquier momento de su Historia y los poseedores de Títulos concedidos por Monarca Extranjero, reinante o no, residentes en dichos Estados.


lunes, 28 de octubre de 2013

Posición del Colegio sobre Títulos Italianos


Ante los comentarios que han surgido en los últimos días en algunos foros y mentideros, esta Casa, que es Registro Heráldico, Genealógico y Nobiliario de los Reinos Ibéricos, desea hacer pública su posición sobre Títulos, Honores y Distinciones Italianas, gran parte de cuyo territorio formó parte de la Corona de las Españas.

Esta Casa reconoce los Títulos, Honores y Distinciones Italianas de los Estados Soberanos actualmente existentes en su geografía. Teniendo en cuenta que la República Italiana no reconoce oficialmente las Dignidades Nobiliarias actualmente, reconoce aquéllas concedidas por la Santa Sede, la Serenísima República de San Marino, la Orden de Malta y el Principado de Mónaco.

Igualmente reconoce las concedidas por el Reino de Italia, tanto reinante como en el exilio, por la Casa de Saboya (cuyo actual Jefe es el Príncipe Amadeo de Saboya Aosta, Duque de Saboya) y las de los Estados preunitarios existentes antes de la Unificación, a saber: Reino de las Dos Sicilias (Casa de Borbón-Dos Sicilias, tanto en su rama “francesa” representada por el Duque de Castro, como en la “española” del Duque de Calabria), Reino Lombardo-Véneto y Ducado de Milán (Casa de Habsburgo-Lorena), Ducado de Parma (Casa de Borbón Parma), Gran Ducado de Toscana (Casa de Austria-Toscana) y Ducado de Módena (Casa de Austria-Este).

De la misma manera se reconocen las Dignidades relativas a todos los Estados Italianos precedentes a este momento y que elencamos por períodos históricos, comenzando por los medievales: el Sacro Imperio Romano Germánico, Condado de Asti, Ducado de Benevento, Obispado de Brixen, Principado de Capua, Condado de Gorizia, Reino de Italia, Marca de Ancona, Ducado de Milán, Marquesado de Monsferrato, Estados Pontificios, Principado de Salerno, Marquesado de Saluzzo, Ducado de Saboya, Marquesado Alerámico, Condado de Sovana, Ducado de Spoleto, Obispado de Trento, Ducado de Toscana, Reino Lombardo, Emirato de Sicilia, Juzgados Sardos, Patriarcado de Aquileia, Reino de Sicilia, Tierra de San Benedetto, República de San Marino, las Comunas de Arezzo, Ancona, Asís, Brescia, Colona, Bolonia, Cremona, Florenia, Génova, Loddi, Lucca, Milán, Módena, Perugia, Prato, Plasencia, Pisa, Ragusa, Sassari, Siena, Verona y Viterbo, así como los territorios dependientes del Imperio Bizantino, tales como el Ducado de Amalfi, el Ducado de Gaeta, el Ducado de Nápoles, el Ducado de Sorrento, el Ducado de Venecia, la República de Pisa, el Exarcado de Rávena, el Señoría de Tani, el Principado de Taranto y el Catapanato de Italia.

Asimismo los Estados existentes entre 1453 y 1492: Condado de Tenda, Ducado de Saboya, Marquesado de Saluzzo, Marquesado de Monferrato, Marquesado de Clavesana, Marquesado de Ceva, Marquesado de Finale, Marquesado de Incisa, Condado de Asti, Ducado de Módena, Ducado de Ferrara, Señoría de Reggio Emilia, Señoría de Polesine, Señoría de Ferrara, Ducado de Milán, Señoría de Carrara, Señoría de Piombino, Principado Episcopal de Trento, Principado Episcopal de Bressano, República de Venecia, República de Ragusa, Ducado de Urbino, República de Ancona, República de San Marino, República de Florencia, República de Siena, Estados Pontificios, Territorio de Cospaia, Reino de Nápoles y Sicilia, Territorio de Senarica y Reino de Cerdeña y Córcega.

Entre 1492 y 1559 el Condado de Tenda, el Ducado de Saboya, el Marquesado de Saluzzo, el Marquesado de Monferrato, el Marquesado de Clavesana, el Marquesado de Ceva, el Marquesado de Finale, el Marquesado de Incisa, el Condado de Asti, el Ducado de Milán, el Ducado de Mantua, el Principado Episcopal de Trento, el Principado Episcopal de Bressanone, la República de Venecia, la República de Ragusa, la República de Génova, el Príncipado de Mirándola, el Principado de Carpi, el Ducado de Ferrara, Módena y Reggio; la República de San Marino, el Ducado de Urbino, la República de Ancona, el Marquesado de Massa, la República de Lucca, la República de Florencia, la República de Siena, los Estados Pontificios, el Reino de Nápoles, el Reino de Sicilia, el Reino de Córcega y el Reino de Cerdeña.

Entre 1559 y 1714 el Condado de Tenda, el Ducado de Saboya, el Condado de Niza, el Condado de Asti, el Marquesado de Finale, el Ducado de Milán, la Orden de Malta, el Principado Episcopal de Trento, el Principado Episcopal de Bressanone, la República de Venecia, la República de Ragusa, el Principado de Mónaco, el Principado de Oneglia, la República de Génova, el Ducado de Mantua, el Ducado de Guastalla, el Ducado de Parma y Plasencia, el Ducado de Mirándola, la Señoría de Correggio, el Ducado de Ferrara, Módena y Reggio, la República de San Marino, el Ducado de Urbino, el Ducado de Massa y Carrara, el Territorio de Lunigiana, la República de Lucca, el Territorio de Pietrasanta, el Ducado de Florencia, el Gran Ducado de Toscana, el Estado de los Presidios, el Principado de Piombino, el Ducado de Castro, los Estados Pontificios, el Reino de Nápoles, el Reino de Sicilia, el Reino de Cerdeña y el Reino de Córcega.

De 1714 a 1748 el Reino de Sicilia, el Reino de Cerdeña, la República de Génova y el Reino de Córcega, el Principado de Masserano, el Principado de Mónaco, el Marquesado de Finale, el ducado de Milán, el Ducado de Mantua, el Ducado de Guastalla, la Orden de Malta, el Principado Episcopal de Trento, el Principado Episcopal de Bressanone, la República de Venecia, la República de Ragusa, el Ducado de Parma y Plasencia, el Ducado de Módena y Reggio, la República de San Marino, el Ducado de Massa, la República de Lucca, el Gran Ducado de Toscana, el Principado de Piombino, el Estado de los Presidios, los Estados Pontificios, el Ducado de Sora, el Reino de Nápoles y el Reino de Sicilia.

De 1748 a 1796 el Reino de Cerdeña, la República de Génova, las Señorías de Torriglia, Seborga y Noli, el Marquesado de Finale, el Ducado de Milán, la Orden de Malta, la República de Venecia, la República de Ragusa, el Principado Episcopal de Trento, el Principado Episcopal de Bressanone, el Ducado de Parma, Plasencia y Guastalla, el Ducado de Módena y Reggio, el Ducado de Massa y Principado de Carrara; la República de Lucca, el Gran Ducado de Toscana, el Principado de Piombino, el Estado de los Presidios, la República de San Marino, los Estados Pontificios y el Reino de las Dos Sicilias.

De 1796 a 1814 la Orden de Malta, la República de Liguria, la República de Alba, la República de Asti, la República de Reggio, la República de Bolonia, la República Cispadana, la República Transpadana, la República de Crema, la República Cisalpina, la República de Venecia, la República de Ragusa, la República de Ancona, la República Tiberina, la República de Roma, la República del Piamonte, la República Partenopea, la República Subalpina, el Reino de Etruria, el Gran Ducado de Toscana, el Principado de Lucca y Piombino, el Principado de Benevento, la República Italiana, el Reino de Italia, el Reino de Nápoles y el Ducado de Sora.

Desde 1815 hasta la Unificación el Reino de Piamonte y Cerdeña, el Principado de Mónaco, el Reino Lombardo-Véneto, la República del Cantón Ticino, el Ducado de Módena, Plasencia y Guastalla, el Ducado de Módena y Reggio, el Ducado de Massa y Carrara, el Ducado de Lucca, el Gran Ducado de Toscana, la República de San Marino, los Estados Pontificios y el Reino de las Dos Sicilias. Algunos de estos Estados desaparecieron con el Armisticio de Villafranca de 1859, sobreviviendo los que se nombraron al inicio.

Estos Estados fueron gobernados por Dinastías Soberanas, cuyos Derechos fueron reconocidos por el Papa, el Emperador o algún otro Monarca, y que siguen conservando sus descendientes. Por no hacer interminable la lista nombraremos, junto a las Dinastías ya mencionadas, a los Benevento, Aldobrandeschi, Alerami, Paleólogo de Bizancio, Hohenstaufen, Altavilla, Aragón, Este, Visconti, Pico, Pío de Saboya, Láscaris Ventimiglia, Farnesio, Médici, della Rovere, Gonzaga, Boncompagni y tantas otras.

Junto a ellas, esta Casa reconoce tanto el Fons Honorum, como los Títulos, Distinciones y Honores de las Dinastías que en algún momento histórico tuvieron soberanía efectiva en Italia y cuyos Derechos Soberanos han sido reconocidos por la Magistratura Italiana, la única que hoy en día tiene autoridad y potestad para discernir sobre la materia. Tal y como afirma Bascapè “la Familia Principesca que ha sido Soberana mantiene su carácter dinástico y su Jefe conserva el Título y los atributos del último Soberano destronado. A estos principios han sido desarrollados por personalidades tan relevantes como Castilnuovo, Gorino-Causa, Tullio Chiariello, Ciro Gini, Ercole Tanturri, Primer Presidente de la Suprema Corte de Casación; Leonardo Puglionisi, Catedrático de Derecho Canónico de la Universidad de Roma; o Raimondo Jannitti-Piromallo, Presidente de Sección de la Suprema Corte de Casación. Este último escribió que “la Soberanía es una cualidad perpetua, indeleblemente relacionada y unida durante los siglos a toda la descendencia de aquél que primero la consiguió o reivindicó y se concreta en la persona física del Jefe de Nombre y Armas de la Dinastía, independientemente de cualquier consideración o matiz de naturaleza política, jurídica, moral o sicial de de este último pueda hacerse, y que, como enseña también la historia, no puede absolutamene incidir sobre su cualidad soberana”.

Por estos motivos, simplemente apuntados, pero que el lector podrá ampliar en especializada bibliografía, esta Casa reconoce los Títulos, Honores y Distinciones concedidos por las siguientes Dinastías Soberanas, cuyos Derechos han sido reconocidos por Sentencias de la Magistratura Italiana, algunas en tiempos previos a la Unificación, Durante el Reino de Italia o desde la proclamación de la República Italiana y que son las siguientes Casas: Altavilla Sicilia-Nápoles, Paternò Castello, Amoroso d'Aragona, Focas de Curtis Gagliardi, Láscaris Ventimiglia, Lavarello Obrénovic, Nemagna Paleólogo, Tomasi Tommassini, Paleólogo de Bizancio y Ligny Luxemburgo.

Los Títulos, Honores y Distinciones discernidos a lo largo de los siglos por todos los Estados y Casas Soberanas Italianas nombradas pueden ser certificadas con su debida documentación por esta Casa y son pruebas válidas para el ingreso en el Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos. Ésta es la inamovible posición oficial de esta Casa que hace pública para general conocimiento.

lunes, 21 de octubre de 2013

Nombramiento para el Presidente del Colegio Heráldico en la Fundación Asistencial para las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil


El Presidente de esta Casa Don Francisco Acedo Fernández Pereira ha sido nombrado Delegado de Protocolo, Historia y Relaciones de la Fundación Asistencial para las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil en Extremadura. Su designación se ha hecho pública junto con el resto del organigrama en la pasada semana. Puede verse ampliada la noticia en Digital Extremadura.

La Fundación Asistencial para las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil fue fundada en 2001 por la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil con el fin llevar a cabo la capacitación profesional y promoción laboral, así como todo tipo de ayuda similar a las viudas, separadas y huérfanos de los miembros de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, con preferencia a quienes fueran discapacitados.

Se encuentra bajo la Presidencia de Honor de Su Majestad la Reina y son Patronos Natos el Ministro de Defensa, los Jefes de Estado Mayor del Ejército de Tierra y del Ejército del Aire y de la Armada, así como el Director General de la Guardia Civil.

Para cumplir sus objetivos la Fundación crea actividades emplazadas en acuartelamientos y bases militares, dependiendo de las necesidades demandadas y que proporcionan puestos de trabajo que se cubren con el personal de nuestro colectivo.

Los proyectos son financiados a través de subvenciones privadas, públicas y donaciones, así como por los ingresos generados de las propias actividades. Además, cuentan con la ayuda conseguida gracias a los convenios de colaboración firmados con el Ministerio de Defensa, la Fundación ONCE y RENFE.

El Colegio Heráldico felicita a su Presidente y a todos aquéllos que se integran en el organigrama de la Fundación.
 


miércoles, 16 de octubre de 2013

Más diseños para el Santo Padre Benedicto XVI

Después del último post publicado en este blog acerca del diseño propuesto por Don Andrea, Cardenal Cordero Lanza di Montezemolo, a quien se tiene por la máxima autoridad en Ciencias Heráldicas en la Santa Sede y autor de las Armas Pontificias del Papa Benedicto XVI, para distinguir las de éste de las de Francisco, actual Obispo de Roma, el prestigioso sitio Araldica Vaticana, que recomendamos muy vivamente, sugiere dos nuevas versiones para el escudo del Santo Padre Benedicto XVI. Lejos de nuestro ánimo el querer pronunciarnos al respecto, (ya que tal decisión depende únicamente de su poseedor, que no parece dispuesto, en su soberana condición, de cambiar las mismas) sí creemos oportuno el darlos a conocer a nuestros lectores para que ellos opininen y saquen sus oportunas conclusiones. Independientemente de la polémica levantada queremos subrayar el magnífico diseño de ambos. He aquí ambos diseños para su detenido análisis.



jueves, 3 de octubre de 2013

Propuesta del diseño de nuevas Armas para el Santo Padre Benedicto XVI


Ante las noticias que llegan de la Santa Sede en estos últimos días, y que a nadie dejan indiferente, quiero resaltar una que ha pasado bastante desapercibida fuera de los ámbitos curiales y eclesiales y que tiene como argumento principal la Ciencia Heráldica. La renuncia del Santo Padre Benedicto XVI y la posterior elección del nuevo Obispo de Roma ha creado una situación inédita en la Historia de la Santa Madre Iglesia. Cierto es que hubo siete renuncias documentadas anteriores de Sumos Pontífices (Clemente, Ponciano, Silverio, Benedicto IX, Gregorio VI, Celestino V y Gregorio XII) pero estas renuncias redujeron a sus pronunciantes al estado anterior en que se hallaban antes de subir a la Cátedra de Pedro. No menos cierto es la convivencia de un Papa con uno o incluso dos antipapas, en algunas de las épocas más negras de la Cristiandad, pero jamás, hasta ahora, habíamos asistido a la existencia de un Papa Emérito que, además, reside dentro de los Muros Vaticanos, recluido en una vida de clausura, estudio y oración en el Convento Mater Ecclesiae.

Esta inédita situación movió a Don Andrea, Cardenal Cordero Lanza di Montezemolo, Arcipreste Emérito de la Archibasílica Papal de San Pablo Extramuros, autor de las Armas Papales de Benedicto XVI, a proponerle un nuevo diseño de las mismas, que se reproducen al comienzo y fin de este post, adaptado a su nueva situación y para distinguirlas de las del actual Obispo de Roma. En el mismo se observa que como elementos externos se mantienen la mitra (que substituyó a la tiara, siendo el primer Pontífice Romano en hacerlo, aunque en otras versiones -a partir del 10 de octubre de 2010- se ha timbrado con la segunda) y el palio (también novedad en la Heráldica Papal, en la que las cruces son de gules en lugar de sable, como elemento diferenciador del Sucesor de Pedro del resto de los Obispos) y se añade una filacteria con el lema Cooperatores Veritatis que el Santo Padre usó antes de su subida al Solio de Pedro. Lo que más llama la atención de este diseño es que desaparecen las Llaves Petrinas acoladas al escudo en aspa y conserva el campo con su mantelado al que se añade un jefe de gules con las dichas Llaves en plata y oro dispuestas en sotuer, inspirándose en las Armas del Estado de la Ciudad del Vaticano.

No creo necesario entrar en el análisis pormenorizado de los motivos que puedan esconderse detrás de esta sorprendente propuesta, por no caer en estériles debates o alentar más confusión de la que en estos días se está creando por las noticias procedentes de la Santa Sede y por estar centrado el contenido de este blog en las Ciencias Nobiliarias. Sólo añadiré que fuentes de primera mano han hecho saber que el Santo Padre Benedicto XVI, tras observar el nuevo diseño, dijo que el otro está bien como está, con lo que continuará usando sus Armas Pontificales con todos los signos de su Dignidad, como hasta ahora lo había hecho. A buen entendedor...

Francisco Acedo Fernández Pereira,
Presidente del Colegio,
Sodales y Académico Pontificio.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Fallecimiento de Monseñor Pietro Farina, Obispo de Caserta


Con inmensa tristeza anunciamos el fallecimiento ayer martes día 24 de septiembre de 2013 de Su Excelencia Reverendísima Monseñor Pietro Farina, Obispo de Caserta, Capellán de Honor del Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa y Protector de la Celeste Real y Militar Orden de Santa Eulalia.
 
Monseñor Farina nació en Maddaloni (Caserta) en 1942, estudió en el Seminario de Caserta, en el Pontificio Seminario de Benevento y en el Pontificio Seminario Francés de Roma. Se licenció en Sagrada Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana y más tarde se especializó en Sociología Religiosa en la Universidad de Lovaina (Bélgica). En 1999 fue promovido Obispo de Alife-Caiazzo, Sede en la que estuvo hasta su nombramiento como Obispo de Caserta en 2009. Monseñor Farina aprobó la reforma canónica de los Estatutos de la Orden de Santa Eulalia, de la que es Maestro General Frey Francisco Acedo Fernández Pereira, Presidente de esta Casa, y, asimismo, erigió canónicamente la Pía Unión de Caballeros de Santa Eulalia, ambas con Sede Canónica en la Sacra Capilla de San Juan Bautista, agregada al Gonfalón Pontificio, junto a la Catedral de Caserta. Monseñor Pietro Farina estaba muy ligado al mundo de la Caballería y pertenecía a diversas Órdenes, entre otras al Santo Sepulcro y a la Constantiniana.
 
A las once y media de hoy sus restos saldrán en cortejo desde el Ayuntamiento de Caserta hasta la Catedral, donde serán velados ininterrumpidamente hasta que mañana jueves, a las cinco de la tarde se celebre el Solemne Pontifical Corpore Insepulto presidido por Su Eminencia Don Crescenzio, Cardenal Sepe, Arzobispo de Nápoles. Durante la Vela y en los Funerales estarán representados Miembros de esta Casa, del Real Capítulo, de la Orden de Santa Eulalia y de la Pía Unión.
 
Además de las muestras de pésame ya enviadas a la Diócesis de Caserta, se hace público el pésame de las mencionadas Instituciones y se decretan nueve días de luto oficial. Se celebrarán Santas Misas por el eterno descanso de su alma.
 
Descanse en paz tan buen Pastor.

sábado, 14 de septiembre de 2013

Comunicado de protesta de la Nobleza Italiana


Exponentes de la Nobleza Italiana están redactando un comunicado público de protesta ante la proliferación de falsos nobles en la vida pública, la publicación de autodenominados anuarios nobiliarios, la proliferación de instituciones que parecen ofrecer dignidades con métodos poco ortodoxos y que hacen un flaco favor al verdadero papel que la Nobleza ha jugado en la gloriosa Historia de Italia y que empañan la imagen de un estamento que se ha caracterizado, por norma general, por la discreción y el servicio a la Patria, cada cual desde sus orígenes y fidelidades particulares familiares.
Ante los fraudes evidentes de todo tipo que se ven cada día y ante la ignorancia de las Leyes Nobiliarias de aquellos Reinos, se está intentando que el comunicado sea firmado por el mayor número de exponentes de las verdaderas Familias Nobles Italianas, recogidas en el Libro de Oro y que tienen como plataforma su propio grupo en Facebook y desde el cual se ha creado un evento al que pedimos se unan aquellos miembros de las Nobleza Italiana que lean estas líneas. Numerosos Colegiados de esta Casa pertenecen a dichas Familias y, por ese motivo y por el deber de la defensa de la verdad histórica que tienen tanto este Colegio Heráldico, como el dependiente Cuerpo Colegiado de la Nobleza Histórica de los Reinos Ibéricos (parte de cuyos territorios abarcan la actual Nación Italiana), esta Casa hace pública la existencia de dicho comunicado e invita a los Colegiados que reúnan los requisitos pertinentes y a cuantos Nobles Italianos lo deseen, a unirse al mismo en un gesto de honor tal y como las circunstancias lo requieren antes de que se haga más insostenible la situación.

martes, 16 de julio de 2013

El Real Capítulo de Santo Antonio y el Escapulario del Carmen


 
El Real Capítulo de Caballeros de Santo Antonio de Lisboa de Arronches, que tiene su origen en la Antigua y Noble Hermandad de Santo Antonio y del Niño Jesús de la Santa Iglesia Capitular de su Mismo, Venerable y Franciscano Nombre de Arronches, agregada a la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de Canónigos de la Santa Cruz de Coimbra, se incardina desde sus orígenes, en el siglo XVI, en la Orden Franciscana asentada en Arronches desde el siglo XV y constructora de su Casa Matriz, pero su espiritualidad también se liga a la Orden del Carmelo. No en vano, la Virgen del Carmen es una de sus principales devociones y San Nuño de Santa María Álvarez Pereira y las Benditas Ánimas del Purgatorio se encuentran entre sus Santos Protectores.
 
De hecho, uno de los requisitos indispensables para ingresar en el Real Capítulo es el tener impuesto el Escapulario del Carmen, Sacramental que se realiza durante la Ceremonia de Entronización antes de la Investidura propiamente dicha, a aquellos Novicios que no lo hayan recibido con anterioridad.
 
Los carmelitas tienen, entre otros, el mérito de haber llevado esta advocación mariana a todos los estratos del pueblo cristiano. En el siglo XII algunos eremitas se retiraron al Monte Carmelo, con San Simón Stock. La Virgen Santísima prometió a este santo un auxilio especial en la hora de la muerte a los miembros de la orden carmelitana y a cuantos participaran de su patrocinio llevando su santo escapulario. Los Carmelitas han sido conocidos por su profunda devoción a la Santísima Virgen. Ellos interpretaron la nube de la visión de Elías (1 Reyes 18, 44) como un símbolo de la Virgen María Inmaculada. Ya en el siglo XIII, cinco siglos antes de la proclamación del dogma, el misal Carmelita contenía una Misa para la Inmaculada Concepción.

Los marineros, antes de la edad de la electrónica, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el inmenso océano. De aquí la analogía con La Virgen María quien como, estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo.

Por la invasión de los sarracenos, los Carmelitas se vieron obligados a abandonar el Monte Carmelo. Una antigua tradición nos dice que antes de partir se les apareció la Virgen mientras cantaban el Salve Regina y ella prometió ser para ellos su Estrella del Mar. Por ese bello nombre conocían también a la Virgen porque el Monte Carmelo se alza como una estrella junto al mar.

La Virgen Inmaculada, Estrella del Mar, es la Virgen del Carmen, es decir a la que desde tiempos remotos allí se venera. Ella acompañó a los Carmelitas a medida que la orden se propagó por el mundo. A los Carmelitas se les conoce por su devoción a la Madre de Dios, ya que en ella ven el cumplimiento del ideal de Elías. Incluso se le llamó: "Los hermanos de Nuestra Señora del Monte Carmelo". En su profesión religiosa se consagraban a Dios y a María, y tomaban el hábito en honor ella, como un recordatorio de que sus vidas le pertenecían a ella, y por ella, a Cristo.

Los seres humanos nos comunicamos por símbolos. Así como tenemos banderas, escudos y también uniformes que nos identifican. Las comunidades religiosas llevan su hábito como signo de su consagración a Dios.

Los laicos no pueden llevar hábito, pero los que desean asociarse a los religiosos en su búsqueda de la santidad pueden usar el escapulario. La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como un hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y la otra sobre la espalda. Se usa bajo la ropa. Junto con el rosario y la medalla milagrosa, el escapulario es uno de los mas importantes sacramentales marianos.

Dice San Alfonso Ligorio, doctor de la Iglesia: "Así como los hombres se enorgullecen de que otros usen su uniforme, así Nuestra Señora Madre María está satisfecha cuando sus servidores usan su escapulario como prueba de que se han dedicado a su servicio, y son miembros de la familia de la Madre de Dios."

Un sacramental es un objeto religioso que la Iglesia haya aprobado como signo que nos ayuda a vivir santamente y a aumentar nuestra devoción. Los sacramentales deben mover nuestros corazones a renunciar a todo pecado, incluso al venial.

El escapulario, al ser un sacramental, no nos comunica gracias como hacen los sacramentos. Las gracias nos vienen por nuestra respuesta de amor a Dios y de verdadera contrición del pecado, lo cual el sacramental debe motivar.

La palabra escapulario viene del Latín "scapulae" que significa "hombros". Originalmente era un vestido superpuesto que cae de los hombros y lo llevaban los monjes durante su trabajo. Con el tiempo se le dio el sentido de ser la cruz de cada día que, como discípulos de Cristo llevamos sobre nuestros hombros. Para los Carmelitas particularmente, pasó a expresar la dedicación especial a la Virgen Santísima y el deseo de imitar su vida de entrega a Cristo y a los demás.

En el año 1246 nombraron a San Simón Stock general de la Orden Carmelita. Este comprendió que, sin una intervención de la Virgen, a la orden le quedaba poco tiempo. Simón recurrió a María poniendo la orden bajo su amparo, ya que ellos le pertenecían. En su oración la llamó "La flor del Carmelo" y la "Estrella del Mar" y le suplicó la protección para toda la comunidad.

En respuesta a esta ferviente oración, el 16 de julio de 1251 se le aparece la Virgen a San Simón Stock y le da el escapulario para la orden con la siguiente promesa:

"Este debe ser un signo y privilegio para ti y para todos los Carmelitas: quien muera usando el escapulario no sufrirá el fuego eterno"

Aunque el escapulario fue dado a los Carmelitas, muchos laicos con el tiempo fueron sintiendo el llamado de vivir una vida mas comprometida con la espiritualidad carmelita y así se comenzó la cofradía del escapulario, donde se agregaban muchos laicos por medio de la devoción a la Virgen y al uso del escapulario. La Iglesia ha extendido el privilegio del escapulario a los laicos.

Muchos Papas, Santos como San Alfonso Ligorio, San Juan Bosco, San Claudio de la Colombiere, y San Pedro Poveda, tenían una especial devoción a la Virgen del Carmen y llevaban el escapulario. Santos y teólogos católicos han explicado que, según esta promesa, quien tenga la devoción al escapulario y lo use, recibirá de María Santísima a la hora de la muerte, la gracia de la perseverancia en el estado de gracia (sin pecado mortal) o la gracia de la contrición (arrepentimiento). Por parte del devoto, el escapulario es una señal de su compromiso a vivir la vida cristiana siguiendo el ejemplo perfecto de la Virgen Santísima.
  • El amor y la protección maternal de María: El signo es una tela o manto pequeño. Vemos como María cuando nace Jesús lo envuelve en un manto. La Madre siempre trata de cobijar a sus hijos.

    Envolver en su manto es una señal muy maternal de protección y cuidado. Señal de que nos envuelve en su amor maternal. Nos hace suyos. Nos cubre de la ignominia de nuestra desnudes espiritual.

    Vemos en la Biblia:

    -Dios cubrió con un manto a Adán y Eva después de que pecaron. (manto - signo de perdón)

    -Jonás le dio su manto a David: símbolo de amistad -Elías dio su manto a Eliseo y lo llenó de su espíritu en su partida.

    -S. Pablo: revístanse de Cristo: vestirnos con el manto de sus virtudes,
     
  •  
    Pertenencia a María: Llevamos una marca que nos distingue como sus hijos escogidos. El escapulario se convierte en el símbolo de nuestra consagración a María.

    Consagración: ´pertenecer a María´ es reconocer su misión maternal sobre nosotros y entregarnos a ella para dejarnos guiar, enseñar, moldear por Ella y en su corazón. Así podremos ser usados por Ella para la extensión del Reino de su Hijo.

    -En 1950 Papa Pío XII escribió acerca del escapulario: "que el escapulario sea tu signo de consagración al Inmaculado Corazón de María, lo cual estamos particularmente necesitando en estos tiempos tan peligrosos". Quien usa el escapulario debe ser consciente de su consagración a Dios y a la Virgen y ser consecuente en sus pensamientos, palabras y obras. Dice Jesús: "Cargad con mi yugo y aprended de mi, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera". (Mt 11:29). El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar, pero que María nos ayuda a llevar. El escapulario es un signo de nuestra identidad como cristianos, vinculados íntimamente a la Virgen María con el propósito de vivir plenamente nuestro bautismo. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia vocación, lo que exige que seamos pobres, castos y obedientes por amor.

    Al usar el escapulario constantemente estamos haciendo silenciosa petición de asistencia a la Madre, y ella nos enseña e intercede para conseguirnos las gracias para vivir como ella, abiertos de corazón al Señor, escuchando su Palabra, orando, descubriendo a Dios en la vida diaria y cercanos a las necesidades de nuestros hermanos, y nos está recordando que nuestra meta es el cielo y que todo lo de este mundo pasa. En la tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia de la Madre. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden dice: "No lleguemos a la conclusión de que el escapulario está dotado de alguna clase de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto pequemos...Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la omnipotencia suplicante de la Madre de la Misericordia."
  •  
    El suave yugo de Cristo: "Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mi, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana". (Mt 11:29-30)

    -El escapulario simboliza ese yugo que Jesús nos invita a cargar pero que María nos ayuda a llevar.

    Quién lleva el escapulario debe identificarse como católico sin temor a los rechazos y dificultades que ese yugo le traiga.

    El escapulario es un signo de nuestra identidad como católicos, vinculados de íntimamente a la Virgen María con el propósito de vivir plenamente según nuestro bautismo. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María en el espíritu de los religiosos pero adaptado a la propia vocación. Esto requiere que seamos pobres (un estilo de vida sencillo sin apegos materiales), castos y obedientes por amor a Dios.

    En momentos de tentación, tomamos el escapulario en nuestras manos e invocamos la asistencia de la Madre, resueltos a ser fieles al Señor.

    Ella nos dirige hacia el Sagrado Corazón de su Hijo Divino y el demonio es forzado a retroceder vencido.

    El primer escapulario debe ser bendecido por un sacerdote e impuesto por él mientras dice:

    "Recibe este escapulario bendito y pide a la Virgen Santísima que por sus méritos, lo lleves sin ninguna mancha de pecado y que te proteja de todo mal y te lleve a la vida eterna"

    El escapulario es signo de la Maternidad Espiritual de María y puede imponerse a personas no católicas, así como debemos recordar que ella es madre de todos. Muchos milagros de conversión se han realizado en favor de buenos no-católicos que se han decidido a practicar la devoción al escapulario. 

    El escapulario NO salva por sí solo como si fuera algo mágico o de buena suerte, ni es una excusa para evadir las exigencias de la vida cristiana. Mons. Kilian Lynch, antiguo general de la Orden Carmelita nos dice: "No lleguemos a la conclusión que el escapulario está dotado de alguna clase de poder sobrenatural que nos salvará a pesar a pesar de lo que hagamos o de cuanto pequemos... Una voluntad pecadora y perversa puede derrotar la ´omnipotencia suplicante´ de la madre de la misericordia."

    Los Papas y Santos han muchas veces alertado acerca de no abusar de la promesa de nuestra madre como si nos pudiéramos salvar llevando el escapulario sin conversión. El Papa Pío XI nos advierte: "aunque es cierto que la Virgen María ama de manera especial a quienes son devotos de ella, aquellos que desean tenerla como auxilio a la hora de la muerte, deben en vida ganarse dicho privilegio con una vida de rechazo al pecado y viviendo para darle honor."

    Vivir en pecado y usar el escapulario como ancla de salvación es cometer pecado de presunción ya que la fe y la fidelidad a los mandamientos es necesaria para todos los que buscan el amor y la protección de Nuestra Señora.

    San Claude de la Colombiere advierte: "Tu preguntas: ¿y si yo quisiera morir con mis pecados?, yo te respondo, entonces morirás en pecado, pero no morirás con tu escapulario."

  • La imposición del Escapulario permite que los Miembros del Real Capítulo gocen de casi trescientas Indulgencias Plenarias anuales, y los Capellanes reciben el don de Altar Privilegiado, aunque no celebren la Santa Misa en la Iglesia Capitular, cada vez que lo hacen liberan un alma del Purgatorio. Algunos Caballeros profesan el Voto de Ánimas, conocido también como Acto Heroico de Caridad, por el que, en un acto de extrema generosidad, renuncian a cuantas Indulgencias reciben y las entregan a la Virgen del Carmen, para que ella las distribuya a favor de las Ánimas del Purgatorio que estime más conveniente. Ésta no es una obligación, pero sí una costumbre extendida, que no debe hacerse precipitadamente, sino rezando, meditando y consultando con alguno de los Capellanes del Real Capítulo o con sus directores espirituales.

    Hoy, Memoria de la Virgen del Monte Carmelo, pedimos una oración por las Benditas Ánimas del Purgatorio, en especial por las de los Capellanes, Caballeros y Damas fallecidos.




     
     
     
     

    miércoles, 10 de julio de 2013

    Fernando Muñoz Altea presenta su nuevo libro


    Don Fernando Muñoz Altea, Rey de Armas de la Real Casa de las Dos Sicilias, Decano de Honor de esta Casa y Caballero Jure Sanguinis del Real Capítulo de Santo Antonio de Lisboa, entre otras muchas distinciones, presentará mañana en México D.F. su nuevo libro Los Virreyes de la Nueva España. Perfiles Genealógico-Biográficos. Reseñamos la noticia, tal y como la da el Diario Universal.
     
    "Un estudio en torno al Virreinato como institución y a su nacimiento en Europa, reúne el libro "Los virreyes de la Nueva España. Perfiles genealógico-biográfico", de Fernando Muñoz Altea, que será presentado mañana por la tarde en el Archivo General de la Nación (AGN). La publicación presenta antecedentes genealógicos de los virreyes y sus esposas, y algunos testamentos, además de un documental literario sobre cómo se realizaban las exequias de un marqués, en especial las relacionadas con Antonio de Mendoza.
    De acuerdo con información difundida por el AGN, se exponen, además, algunos datos curiosos sobre este periodo histórico e información biográfica de Juan O'Donojú, quien llegó como capitán y jefe político Superior.
    Con más de 20 años de trayectoria en el mundo de las letras, Fernando Muñoz Altea ha creado artículos de genealogía y heráldica. Se describe como un hombre apasionado, "investigador histórico" e incansable indagador del origen de las familias.
     
    rqm".

    El Colegio Heráldico desea el mejor de los éxitos a su Decano de Honor, quien es, sin duda alguna, una de las mayores autoridades de la Nobiliaria a nivel mundial.

    sábado, 6 de julio de 2013

    Fallecimiento del Conde de Oliva de Plasencia

     
    Con gran dolor, el Colegio Heráldico Antoniano de Lisboa, anuncia el fallecimiento, después de una larga enfermedad, ayer en Cáceres de Don José Ramón Vargas-Zúñiga y Ceballos-Zúñiga, XV Conde de Oliva de Plasencia, Caballero de la Orden de Montesa y Colegiado de Número de esta Casa. Nacido en 1961, hijo de Don Felipe Vargas-Zúñiga y de la Calzada y de Doña dolores Ceballos-Zúñiga y Santos, XIV Condes de Oliva de Plasencia, dedicó su vida al sector bancario, siendo Gerente Comercial de Caja Duero. Gran amante de las Ciencias Nobiliarias, era un profundo conocedor de estas materias y su ayuda fue fundamental para que esta Casa realizara la Exposición de Órdenes Militares y de Caballería para el Aula de Cultura del CEFOT del Ministerio de Defensa. El funeral corpore insepulto ha tenido lugar esta misma tarde en la Santa Iglesia Concatedral de Santa María la Mayor de Cáceres, con una multitudinaria asistencia que arropaba a la familia y sus restos, posteriormente, han sido trasladados al panteón familiar.
     
    El Presidente, el Cabildo y todos los Colegiados, así como las Instituciones dependientes y hermanadas, expresan su más profundas condolencias a Doña Beatriz Uríbarri Chacón, Condesa Viuda de Oliva de Plasencia, a sus hijos, Don Felipe y Don Jaime y a toda su familia. Descanse en paz tan buen señor.